Renovación orgánica0

La Salud se define como el estado de completo bienestar físico, mental y social (Organización Mundial de la Salud). La rotura de este equilibrio puede desencadenar una enfermedad. Un primer paso para conseguir esta armonía y restablecer el buen funcionamiento de los órganos es mediante la depuración.

 

La actividad celular genera residuos que nuestro organismo es capaz de eliminar por distintas vías de forma natural. Sin embargo, la constante exposición a sustancias tóxicas externas e internas hacen recomendable depurar el organismo una o dos veces al año, dependiendo del estado de la persona.

Determinados síntomas y patologías nos advierten de la necesidad de realizar un proceso de limpieza interna: fatiga general, caída del cabello, decaimiento, insomnio, irritación cutánea y eccemas, entre otros.

La alimentación es un factor clave en el proceso depurativo, que se basa en dos objetivos: disminuir el nivel de tóxicos que ingerimos y, a la vez, estimular la eliminación de toxinas.

En primer lugar debemos evitar el consumo de sustancias nocivas como café, alcohol, tabaco, aditivos alimentarios y productos refinados, como algunos ejemplos. Seguir una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable nos ayudarán a conseguir el estado de bienestar. Por otro lado, podemos ayudar a los órganos de eliminación de desechos a desempeñar su función mediante productos que actúen, principalmente, a nivel de hígado y riñón.

La salud de un individuo viene determinada, en gran parte, por su capacidad de eliminar residuos perjudiciales.

En las plantas encontramos grandes aliadas para llevar a cabo una buena desintoxicación. Por destacar algunos ejemplos más populares podemos citar:

  • Plantas que favorecen la función hepática: angélica, centaura, alcachofera, genciana, diente de león, boldo y cardo mariano. Plantas con acción hepatoprotectora que tonifican y fortalecen el hígado y estimulan el flujo de la bilis.
  • Plantas que favorecen la función renal. Plantas con acción diurética, antiséptica y antilítica pueden ser de gran ayuda para este órgano homeostático. Cola de caballo, gayuba, milenrama, abedul, grama, arenaria y vara de oro.

Uno de los alimentos más depurativos que se conocen es el alga chlorella, capaz de eliminar metales pesados, pesticidas, herbicidas, radiaciones, toxinas, etc. Una buena manera de tomarla es mezclada con zumos de frutas y verduras con propiedades diuréticas y detoxificantes, lo que conocemos hoy como zumos detox. Además nos aportan muchos otros beneficios: son ricos en vitaminas y minerales, por lo que equilibran nuestra alimentación; son antioxidantes, favorecen la salud celular; son saciantes, grandes aliados en las dietas de control de peso. Deliciosos y nutritivos licuados que rápidamente nos harán sentir mejor por dentro y por fuera.

Podemos hacer nuestras propias invenciones, añadiendo frutas de temporada para aprovechar al máximo sus nutrientes.

Zumo Detox:

  • 3 manzanas

  • Un puñado de espinacas

  • Una ramita de apio

  • 1 pepino

  • El zumo de un limón

  • Una cucharadita de jengibre rallado

  • Una cucharadita de chlorella

Preparación: Lavamos y licuamos todos los ingredientes con un poco de agua al gusto y listo para tomar.

APUNTATE A LAS INFUSIONES DETOX!0

INFUSIONES DETOX

 

Si buscas la manera de reducir los efectos por los excesos alimenticios navideños de tu cuerpo, por el sedentarismo del invierno, o incluso por nervios, no hay nada mejor que hacer un plan détox. Te puedes estar preguntado de qué se trata esto del détox, sencillamente es un proceso que ayuda a eliminar las sustancias tóxicas o poco saludables de tu cuerpo.

Pero antes de empezar, vamos con el primer consejo, hay que cuidar de nuestro organismo, por lo que hay que evitar seguir sumando sustancias “tóxicas” que se encuentran en los alimentos y bebidas, como en el café, alcohol, carnes grasas, la bollería y todos aquellos que tengan azúcares. Así que optaremos por las comidas ligeras, bajas en grasas y con cocciones al vapor o la plancha.

El siguiente paso es ayudarnos con infusiones hepáticas para favorecer la eliminación de toxinas a través del hígado como, por ejemplo:

  • Cardo mariano (Silybum marianum L.): Planta reina con propiedades hepatoprotectoras. Las hojas, flores y semillas se utilizan principalmente como protectoras y regeneradoras del hígado, así como para desintoxicar el organismo. Preparar una infusión de la planta es muy sencillo, una de las maneras es calentar un cuarto de litro de agua, una vez que esté hirviendo se vierte una cucharada pequeña de hojas, se tapa el recipiente dejándolo reposar unos 10 min para seguidamente colarlo y lista para tomar. La silimarina, la principal sustancia hepatoprotectora de las semillas del cardo mariano, es poco soluble en agua, por lo que la mejor manera de asimilarla es en forma de polvo o comprimidos, en lugar de una infusión.
El cardo mariano es un gran protector hepático. Su mayor efectividad se observa en personas con lesiones de origen tóxico.
  • Desmodium (Desmodium ascendens): Planta herbácea con propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica. Junto con el cardo mariano es conocido como el mejor remedio natural para recuperar y desintoxicar el hígado. La forma más habitual de tomar desmodium es en forma de decocción. Se llena una cuchara sopera rasa de hojas y se vierten en un vaso de agua, se hierve durante 2 minutos y se deja en reposo 10 minutos más. Es mejor tomar la infusión antes de las comidas.
  • Alcachofera (Cynara scolymus): Se trata de una planta profiláctica con propiedades hepáticas, ayuda a reducir el nivel de colesterol, disminuye la presión arterial, es beneficiosa para la artritis y obesidad. Entra en nuestro grupo de détox por favorecer la eliminación de toxinas y líquidos, especialmente del ácido úrico. La alcachofera la encontramos como planta seca para prepararnos infusiones o en cápsulas.
  • Boldo (Peumus boldus): La planta de boldo tiene propiedades medicinales que te ayudarán a aliviar las digestiones pesadas o lentas, recomendamos tomar infusiones de sus hojas. El boldo es una planta digestiva originaria de Chile, rica en principios amargos, lo que la hace excelente para favorecer la producción de jugo gástrico. La infusión de boldo se prepara con una cucharadita de hojas en un vaso de agua hirviendo, lo dejamos reposar 10 minutos y lo colamos antes de tomar. Para problemas hepáticos y de la vesicula biliar, tomaremos una taza antes de las principales comidas. Si tenemos problemas de digestión tomaremos la infusión después de las comidas más pesadas.
  • Genciana (Gentiana lutea): Procede del sur y del este de Europa, y es en su raíz donde se encuentran numerosas sustancias beneficiosas para tonificar el organismo, favorecer las digestiones lentas, proteger el hígado y reforzar las defensas. Una de sus características es su sabor amargo que estimula la secreción de saliva y de jugos gástricos. Se puede preparar de diferentes maneras según el remedio que queramos conseguir. Para disfrutar de su efecto détox basta con macerar una cucharadita de café en agua durante un mínimo de 5 horas, y tomar un vaso antes del desayuno.
  • Diente de león (Taraxacum officinale): Se utiliza la raíz y las hojas. Es de las plantas medicinales más populares y conocida por su acción diurética y depurativa del hígado. Se puede consumir de diferentes maneras, ya sea en infusión, cápsulas o en forma de tintura, en todo caso se trata de una planta medicinal muy beneficiosa para nuestra salud.

Éstas son algunas de las plantas medicinales más tradicionales para realizar una limpieza hepática. Manteniendo el hígado en condiciones óptimas haremos mejores digestiones, se facilitará la eliminación de grasas y del colesterol favoreciendo la absorción de muchos nutrientes, entre ellos el hierro, con lo que nos sentiremos con más energía y recuerda nuestro primer consejo, ¡hay que tener buenos hábitos alimenticios!