CONTROL DEL ÁCIDO ÚRICO0

El ácido úrico es uno de los  productos de desecho del organismo que, en condiciones normales, se elimina a través de la orina. Cuando se produce una cantidad mayor de la que pueden filtrar y eliminar los riñones, se acumula formando cristales de ácido úrico, que suelen depositarse en las articulaciones y el tejido que las rodea, provocando inflamación y dolor intenso. En algunas ocasiones, estos cristales se acumulan en los riñones pudiendo provocar litiasis renal.

Un paciente presentará hiperuricemia si la concentración de ácido úrico en sangre está por encima de los 7 milígramos por decilitro. No necesariamente viene acompañada de gota o de litiasis renal, en cuyo caso se tratará de una hiperuricemia asintomática, pero sí que nos estará avisando de un exceso que puede llevar a la manifestación final de un ataque agudo.

 

La gota es una de las enfermedades más antiguas en los registros históricos médicos. Suele producirse a partir de los 35 años y se caracteriza por dolor artrítico intenso y localizado, de inicio súbito en el dedo gordo del pie y que puede continuar arriba hacia la pierna. Sé manifiesta también con el enrojecimiento de la piel de zona inflamada. La medicina alopática trata el ataque agudo de gota con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y colchicina. Para mantener controlados los niveles de ácido úrico se recetan medicamentos hipouricemiantes como el conocido Alopurinol. … Leer más →

Propósitos de Año Nuevo: adelgazar2

¿Quién no ha puesto algún kilito de más estas Navidades? ¿Y cuántos de nosotros nos proponemos adelgazar cuando llegue Año Nuevo? El sobrepeso es uno de los principales problemas de salud en los países desarrollados.

Independientemente de las copiosas comidas de Navidad, la mala alimentación, la ansiedad y la comida preparada hacen más fácil ganar kilos de manera generalizada.

Propósitos de Año Nuevo: adelgazar
Adelgazar

Perder peso es un gran propósito que no siempre resulta fácil, ya que adelgazar es una de las cosas más difíciles de lograr porque se necesita un cambio importante en nuestro estilo de vida, así como fuerza de voluntad constante para mantener los resultados. Pero… ¡todo es proponérselo!

Adelgazar de forma saludable, sin grandes pérdidas de peso en poco tiempo, repercutirá muy positivamente en nuestra salud ya que disminuiremos el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, ganaremos ligereza que nos hará más ágiles en nuestros movimientos y también nos proporcionará una sensación de bienestar no sólo física, sino psicológica, ya que hará que aumente nuestra autoestima.

Para perder peso es fundamental llevar a cabo una dieta variada, saludable y baja en calorías así como realizar ejercicio físico. ¡Con paciencia y dedicación conseguiremos nuestro objetivo!

Podemos adelgazar simplemente suprimiendo de nuestra dieta todo aquel alimento superfluo que sólo nos aporta calorías aunque la opción más acertada es concertar visita con un dietista, que no sólo nos indicará las pautas a seguir sino que será de gran apoyo en momentos de crisis.

Suplementos naturales

  • Plantas diuréticas y depurativas: abedul, cola de caballo, estigmas de maíz o hinojo, entre otras. Ya sea en infusión, jarabe o cápsulas nos ayudarán a drenar nuestro organismo mediante la eliminación de líquidos y eso nos hará bajar volumen por el efecto de la deshinchazón.
  • Plantas quema-grasas: existen plantas cuyo efecto es quemar la grasa de nuestro cuerpo. Tomar fucus, ortosifón, garcinia cambogia o mango africano junto a una dieta equilibrada nos ayudará a reducir centímetros en aquellas zonas más difíciles, como cintura y muslos.
  • Crema reafirmante o anticelulítica: utilizar este tipo de cremas, de una forma constante, para lograr combatir la flacidez que produce en la piel una pérdida de peso.

Hábitos saludables

Existen una serie de hábitos saludables que nos pueden ayudar en nuestra dieta de adelgazamiento:

  • Cocción de los alimentos a la plancha, al horno, al vapor, hervido… pero no fritos.
  • Elegir productos de buena calidad, ecológicos, de temporada y de proximidad.
  • Comer despacio, masticando bien para crear sensación de saciedad.
  • La cantidad de las raciones ha de ser moderada. Es preferible hacer 5 tomas diarias (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena) para no llegar con hambre a la siguiente comida.
  • La ingesta de fruta es más beneficiosa a media mañana y para merendar que de postre.
  • Hacer ejercicio acelera el proceso de adelgazamiento. Podemos elegir la actividad que mejor vaya con nuestras aptitudes, simplemente caminar rápido 30 minutos diarios ya nos proporciona ciertos beneficios.

Y cuando hayamos conseguido nuestro objetivo, es importante mantenerse en el peso deseado. Para ello tomaremos conciencia de nuestro esfuerzo y no volveremos a los malos hábitos anteriores. ¡Esperamos haberte ayudado en tu propósito de adelgazar!