Alimentos para las defensas0

La llegada del frío pone a prueba nuestras defensas y la alimentación, para bien o para mal, influye directamente en nuestro sistema inmunológico.

Si seguimos una dieta con exceso de harinas, grasas y azúcares es probable que nuestra inmunidad esté más debilitada y seamos más susceptibles a la entrada de virus y bacterias. Seguir una dieta equilibrada y saludable, incluyendo frutas y verduras de temporada, ayudan al cuerpo a obtener las vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para ayudarnos a reforzar nuestro organismo.

 

Existen alimentos especialmente recomendables en caso de infección, debido a que:

• Favorecen la función del sistema inmunitario. Algunos nutrientes que fortalecen nuestra defensas son: las proteínas, las vitaminas (A, C y E) y los oligoelementos (hierro, selenio, cinc y cobre)

• Contienen sustancias antibióticas, que luchan contra los agentes infecciosos.
• Favorecen la depuración del organismo, incrementando la eliminación de sustancias tóxicas.

Qué debemos comer en caso de fiebre?…

 Un incremento de la temperatura corporal generalmente indica la lucha contra una infección. Debemos optar por alimentos de fácil digestión, nutritivos, con abundante líquido para reponer el agua que se pierde y evitar la deshidratación, rica en vitaminas A, C y E que favorezcan las defensas antiinfecciosas, y sales minerales de acción alcalinizante. Las frutas y hortalizas cumplen con todos éstos requisitos y deben ser la base de la dieta en caso de fiebre. Incrementaremos el consumo de agua, jugos de fruta, jugos de cítricos ricos en vitamina C (naranja, mandarina, limón), caldos depurativos y remineralizantes.

En caso de inmunodepresión o bajada de defensas…

Aumentaremos la ingesta de antioxidantes (fruta y hortalizas), que neutralizan los radicales libres que se generan como consecuencia de la infección. Debemos incrementar las proteínas y el hierro, preferentemente de origen vegetal (proteína de cáñamo, de guisante, alga spirulina y chlorella), cítricos (mandarina, naranja, limón) y acerola, que nos aportan vitamina C y flavonoides que aumentan la capacidad defensiva de los glóbulos blancos. Los aceites de semillas (germen de trigo, lino, sésamo) contienen ácido linoleico necesario para la formación de los anticuerpos y vitamina E. El ajo, cuenta con importantes propiedades antibacterianas y antivirales a la vez que estimula las defensas y la cebolla principalmente ayuda a combatir las enfermedades respiratorias y estimula el sistema inmune. Para restablecer la flora intestinal y reforzar su función defensora podemos incorporar lácteos fermentados como el yogur o el kéfir. Otros suplementos que nos pueden ayudar son la jalea real y el polen, ricos en nutrientes que tonifican y refuerzan de forma general todo el organismo y el propóleo, una sustancia antibiótica e inmunoestimulante producida por las abejas.

En caso de gripe…

Podemos incorporar en nuestra dieta alimentos ricos en oligoelementos como el selenio, necesario para activar las enzimas que sintetizan los anticuerpos, como las nueces de Brasil, la levadura de cerveza, el germen de trigo y la melaza. Los alimentos que contienen cinc pueden acortar los resfriados y la gripe, destacan el germen de trigo, los frutos secos, el sésamo y la avena.

Si padecemos faringitis…

Nos interesan alimentos ricos en vitamina A, necesaria para la estabilidad de las mucosa que recubre la faringe o garganta. Las zanahorias, el mango y los albaricoques son buenas fuentes de beta-caroteno o provitamina A, que se transforma en vitamina A en el organismo. La miel con jugo de limón ayuda a suavizar y desinfectar la mucosa inflamada.

 

Remedios naturales para las gripes intestinales0

Remedios naturales para las gripes intestinales

 

En este mes de febrero y adentrados completamente en el invierno, tenemos más posibilidades de que los virus puedan abordar nuestro cuerpo, pero no sólo los respiratorios (que son los más frecuentes) sino que los virus intestinales a menudo también pueden darnos la lata.

De estos últimos te vamos aconsejar sobre cómo combatirlos, ya que hay muchos remedios naturales eficaces para tratar este tipo de dolencia.

La gripe intestinal o gastroenteritis vírica es un trastorno muy frecuente en adultos y niños que cursa con inflamación de la mucosa del estómago, del intestino delgado y del intestino grueso causada por la infección con un virus. Los principales agentes responsables de la infección son rotavirus, norovirus, adenovirua y astrovirus.

El dolor abdominal es un síntoma frecuente de la intolerancia a la lactosa.

Los síntomas de la gripe intestinal, que puede durar desde unos días a unas semanas, son: las náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, fiebre y escalofríos, dolor abdominal, sensación de fatiga y cansancio, dolor de cabeza, malestar general.

Generalmente la infección remite espontáneamente, pero debemos evitar la deshidratación y cuidar los síntomas. Algunos remedios naturales que pueden ayudar a reducir el cuadro clínico son:

-Los probióticos, contienen microorganismos vivos que equilibran la microflora intestinal que puede verse deteriorada por factores como infecciones, descomposición, el tipo dieta, determinada medicación, envejecimiento o estrés.

 

Entre los beneficios de los probióticos, cabe destacar:

  • Favorecen la digestión y evitan la formación de gases.
  • Regulan el tránsito intestinal.
  • Intervienen en lasíntesis de la vitamina K y B12.
  • Protegen el tracto digestivo. Los probióticos constituyen una barrera natural contra las infecciones, ya que producen sustancias que inhiben el desarrollo de bacterias patógenas. Reducen las infecciones por Helicobacter pylori, causante de úlceras. Alivian las infecciones vaginales, como la candidiasis Los probióticos también mejoran la evolución del herpes simple.
  • Estimulan la inmunidad de las células intestinales.
  • Reducen los síntomas alérgicos.

 

-Infusión de tomillo con limón: El tomillo (Thymus vulgaris) es la planta antivírica por excelencia y es quizás la planta medicinal más utilizada en nuestra cultura por sus propiedades saludables y culinarias. Favorece las digestiones, reduce los gases y alivia las gripes intestinales.

 

¿Cómo la preparamos? ­

Por cada vaso de agua ponemos una cucharada sopea rasa o una ramita de tomillo. Cuando el agua empiece a hervir añadimos el tomillo y apagamos el fuego, dejándolo infusionar durante 5 minutos y pasado este tiempo lo colamos. Si queremos aprovechar las propiedades antisépticas es importante que no hierva para no perder el aceite esencial. Antes de tomarlo añadiremos unas gotas de limón para potenciar el efecto antiinfeccioso y alcalinizante.

Una práctica saludable es tomar cada dia un vasito de tomillo antes de desayunar.

Tomillo en floración.

-Carbón activo:  El carbón activado (o carbón activo) es un complemento alimenticio de origen orgánico que se utiliza por su gran capacidad de absorción ya que se queda en el tubo digestivo y es capaz de absorber toxinas, fermentaciones, gérmenes, metales pesados, químicos nocivos y virus estomacales. Por ello, reduce flatulencias y es un antídoto hospitalario de urgencia en caso de intoxicaciones. Cuando el carbón vegetal es ingerido, éste arrastra las toxinas y así no son absorbidas por el cuerpo.  Es eficaz en caso de flatulencias y halitosis.

Principalmente se obtiene de la cáscara del coco, después de realizar un proceso especial de carbonización.

-Plantas antidiarreicas y digestivas: Una mezcla de plantas carminativas como el anís verde, anís estrellado, hinojo, comino, cilantro, plantas digestivas como la melisa, la malva, el regaliz, y plantas antidiarreicas como la salicaria pueden ayudarnos a mejorar nuestro malestar.

Si aparecen vómitos una infusión que puede resultar de gran ayuda es la de Hierba Luisa, planta antiespasmódica y digestiva y de agradable sabor.

 

¿Qué comer?

Debemos tener especial cuidado de nuestra dieta. Procurar hidratarnos constantemente con agua, caldos vegetales o infusiones, evitando las bebidas azucaradas. También daremos prioridad a alimentos astringentes y de fácil digestión como:

  • Purés de patata y zanahoria.
  • Plátanos, manzana al horno o manzana rallada.
  • Caldos vegetales.
  • Arroz blanco o quinoa.
  • Pescado hervido o pollo a la plancha.

    Sopa tomillo

Se deben evitar los alimentos ricos en azúcares simples, ya que pueden empeorar la diarrea, debido a un efecto osmótico. Evita también los refrescos, los zumos de frutas envasados, la leche entera, el chocolate, la cafeína, los alimentos fritos, alimentos grasos o muy condimentados y el alcohol.