FLORES DE VERANO0

GENCIANA (Gentiana lutea)

Esta planta de la familia de las gencianáceas la encontramos en las regiones montañosas de los Pirineos, Alpes y Balcanes. Sus raíces son largas y ramificadas, gruesas, color ocráceo y fuerte sabor amargo. Las hojas son grandes, las flores de color amarillo-dorado. Florece durante los meses de julio y agosto. En sus raíces encontramos una alta concentración de principios activos con actividad terapéutica. Entre sus propiedades podemos destacar su acción aperitiva y estimulante de la producción de saliva, es un buen antiespasmódico, colerético y antipirético. La tradición popular lo utiliza para reforzar las defensas, aumentando la producción de glóbulos blancos. Está indicada en casos de astenia, convalecencia, anemia, anorexia, espasmos gastrointestinales y procesos gripales. Una cucharada de postre de raíces maceradas durante la noche en un vaso de agua y tomar el agua antes del desayuno estimula de forma natural el apetito.

GENCIANA (Gentiana lutea)

ÁRNICA (Arnica montana)

La flor de árnica ( Arnica montana) es una de las valiosas joyas de nuestra fitoterapia. Es una planta de montaña, la encontramos a partir de los 800 m. hasta los 2.400 desde el Pirineo hasta las montañas de Galicia y Portugal pasando por la Cordillera Cantábrica.

Planta vivaz, de hasta dos palmos de altura, el tallo no suele ramificarse y en su extremo aparecen unas cabezuelas terminales, de color amarillo intenso  de hasta 7 u 8 cm. de diámetro, en estas flores y en los rizomas encontramos  toda la actividad farmacológica del Arnica. En su composición encontramos  un valioso aceite esencial en cantidades de hasta el 0,07%, así como  hasta un 4% de arnicina, mezcla de diversas substancias de carácter  esterínico o triterpenico.

Los extractos de la flor de árnica se usan en medicina popular en forma de pomadas, aceites macerados o alcoholatos, es una gran analgésico, antiinflamatorio y activador de la circulación sanguínea. Es muy eficaz su aplicación en casos de chichones, torcedoras  y toda clase de contusiones así como para recuperar el tono  muscular  después de un esfuerzo.

Ni la flor ni los rizomas de árnica deben tomarse por vía interna sin el asesoramiento de un facultativo  ya que es una planta de elevada toxicidad. Como tónico cardiaco sus propiedades se las compara con las del digital o la convalaria.

ÁRNICA (Arnica montana)

HIPÉRICO ( Hypericum perforatum)

El hipérico es la flor por excelencia del solsticio de verano y del mes de junio en la flora mediterránea, y muy especialmente en la flora medicinal. El hipérico es conocido popularmente con el nombre de hierba de San Juan.

La flor del hipérico es de color amarillo y siempre tiene cinco pétalos, en su composición encontramos pigmentos. El de mayor interés es la hipericina por las propiedades medicinales que nos aporta. También encontramos flavonoides, aceite esencial y otros compuestos como la rutina, la quercitina, la pectina, la colina, el aceite nicotínico, etc.

Tradicionalmente se utiliza por su actividad antiinflamatoria. Actualmente la mayor utilidad de esta planta se centra en su acción equilibrante sobre el sistema nervioso. Es la planta antidepresiva por excelencia. Numerosos estudios certifican sus propiedades en depresiones sintomáticas de tipo reaccional, que suelen acompañarse de gran cantidad de signos vegetativos.

De las flores de hipérico se elabora el popular “oli de cop”, fabuloso remedio en caso de contusiones, tratamiento regenerador en quemaduras, llagas, heridas, eczemas, etc.

HIPÉRICO ( Hypericum perforatum)

MALVA (Malva sylvestris)

Esta planta, que se encuentra expandida por toda Europa, crece de forma espontánea en laderas de caminos, ribazos y cunetas, aunque actualmente ya se está cultivando.

Es una planta herbácea, perteneciente a la familia de las malváceas, nos deleita a principios de junio con unas flores de un bello color rosáceo o violáceo, se agrupan en manojos y poseen venillas de color rojo purpurea.

La flor es rica en mucilagos, glucósidos, una pequeña cantidad de taninos así como pequeñas cantidades de vitaminas A, B y C.

Por su contenido en mucilagos es muy útil en todas las enfermedades del aparato respiratorio. Sus mucilagos también son muy útiles en problemas digestivos, con  su acción antiinflamatoria protege las paredes del intestino en casos de diarrea, gastroenteritis o colon irritable.

La flor de malva es una de las más utilizadas y valorada dentro de nuestra cultura herbal.

MALVA (Malva sylvestris)

LAVANDA (Lavandula officinalis)

Esta planta, una de las más particulares de nuestra rica flora, es  habitual de la cuenca mediterránea, florece a partir  de finales de mayo, formando inflorescencias terminales de color azul-grisáceo. Es una de las joyas de nuestros jardines, parques  o zonas boscosas. Es una planta que suele hibridar con otras especies formando lavandinas muy aromáticas.

En sus flores encontramos aceites esenciales ricos en alcanfor y linalol, también taninos, saponinas y ácidos como el capróico, el rosmarínico o el úrsolico.

Aunque lo más valorado popularmente es su aroma, la flor de lavanda tiene importantes propiedades medicinales: Son conocidas sus propiedades sedantes y tranquilizantes. Nos ayuda  a disminuir problemas de nervios en circunstancias como: nervios en el estómago, insomnio, ansiedad, hipertensión, vértigos de origen nervioso. Adicionalmente nos aporta ligeras propiedades diuréticas por lo que combina bien con otras plantas para la eliminación de líquidos. También están contrastadas sus propiedades coleréticas, estimulando  la producción de bilis y facilitando la expulsión de la vesícula biliar.

Su aceite esencial es utilizado tradicionalmente por vía externa en casos de calambres y contracturas musculares, acnés, eccemas, quemaduras y muy especialmente en alteraciones del sistema nervioso.

También las propiedades analgésicas nos ayudan a rebajar las inflamaciones  y a disminuir la sensación de dolor en casos de dolores reumáticos, lumbares, tortícolis, migrañas,  etc.

Los baños de pies con agua de lavanda  y masajes con aceite esencial son idóneos en casos de pies cansados, mal olor, pie de atleta u otros tipos de infestaciones por hongos.

Fricciones nocturnas del cuero cabelludo con unas gotas de aceite de lavanda diluido con aceite de oliva nos ayudaran a relajar el folículo piloso, aumentando el riego sanguíneo, fortaleciendo la raíz y previniendo la caída del cabello.

Es una práctica habitual, rellenar bolsas con flores de lavanda, colocarlas en los armarios para, además de perfumar el ambiente, ahuyentar los insectos.

Antiguamente, algunas mujeres tenían la costumbre de agarrar unas ramas de lavanda durante el parto porque pensaban  que esta planta facilitaba el nacimiento del bebé.

LAVANDA (Lavandula officinalis)

PAZOTE (Chenopodium ambrosioides)

También conocido como Té de España, Paico o Epazote,  es una planta originaria de las zonas templadas de América, muy utilizada en México, aunque la podemos encontrar en todaEuropa. Es una planta de hoja perenne que puede alcanzar hasta 1 m de altura, las hojas son pequeñas, pecioladas y son abundantes en la parte inferior del tallo. Tienen un característico olor y sabor, muy aromático. Las flores, que aparecen  entre julio y agostoson diminutas de color amarillento-verdoso. Las hojas son digestivas y carminativas  aunque su uso más documentado es su acción vermífuga y antihelmíntica, muy eficaz en caso de oxiuros incluso es activa en presencia de tenias.

Las infusiones de pazote como tónico estomacal se preparan con 4g de la planta por ½ litro de agua caliente, se deja reposar unos 10 minutos, se cuela y se toma, aún tibio, después de comer.

Las hojas se pueden cocer, chafar y aplicar en forma de cataplasma contra picaduras de insectos y como emoliente para la piel irritada.

En algunos países se utiliza  como especia, se asemeja al cilantro, se usa en las sopas, frijoles, ensaladas, etc. Tiene un sabor un tanto amargo.

PAZOTE (Chenopodium ambrosioides)

Combatir los parásitos intestinales en animales de forma natural0

Los animales están expuestos a infestaciones por un gran número de parásitos que pueden afectar su salud. Es necesario un diagnóstico y tratamiento adecuado así como tomar medidas preventivas. Es importante el seguimiento por un veterinario que supervise el tratamiento.

 

Encontramos diversos recursos naturales que permiten tratar los parásitos intestinales de forma completamente natural y respetuosa con el organismo del animal. Las plantas con acción vermífuga deben utilizarse a dosis bajas y durante periodos cortos de tiempo, normalmente una semana. El tratamiento puede volverse a repetir al cabo de dos semanas para eliminar las formas resistentes.  Se suele recomendar que se realicen desparasitaciones cada 3 meses

 

Ajenjo (Artemisia absinthium).

Presenta propiedades antihelmínticas, favorece la eliminación de los gusanos. Por su sabor amargo, que le confiere un efecto tónico digestivo, se recomienda mezclarlo con la comida. Suministrar media cucharadita de polvo al día, durante una semana.

 

Semillas de calabaza (Cucurbita pepo).

La cucurbitina es la sustancia que ayuda a la expulsión de los parásitos. Se recomienda administrar media cucharadita de semillas crudas molidas por 30Kg de peso.

 

Ajo (Allium sativum).

Presenta un amplio espectro de acción contra multitud de microorganismos. No se recomienda su uso en gatos, salvo indicación veterinaria. Es eficaz para combatir un gran número de parásitos. Podemos machacar un ajo y mezclarlo en la comida.

 

Genciana (Gentiana lutea).

Las propiedades antiinflamatorias y antisépticas  fortalecen el aparato digestivo y ayudan a depurar el organismo, por lo que es una buena opción para la desparasitación interna. Herviremos 1 cucharadita de raíz en un vaso de agua durante 5 minutos y se la daremos dos veces al día, durante una semana.

 

Aceite de coco.

Mejora el aspecto y cuidado de la piel, favorece la digestión y absorción de nutrientes y por su contenido en ácido láurico destruye virus, bacterias y parásitos. La dosis recomendada es 1 cucharadita por cada 5Kg de peso, directamente sobre la comida. Externamente podemos aplicarlo mezclado con unas gotas de aceite esencial que potencie el efecto repelente.

 

Tierra de Diatomeas.

Es un mineral silíceo formado por algas microscópicas fosilizadas. De origen 100% natural, constituye un insecticida seguro para la salud del animal. Debemos asegurarnos que sean de tipo alimenticio. Vía interna tiene la capacidad de actuar sobre todas las fases del ciclo biológico del microorganismo mediante un mecanismo de arrastre y de absorción de toxinas, bacterias y parásitos intestinales, eliminándolos posteriormente por las heces. No destruye la flora intestinal del animal. Se puede aplicar externamente sobre la piel o esparcirlo en su hábitat para el control de pulgas, garrapatas, ácaros y parásitos internos.

 

Los parásitos dañan la flora intestinal y la alteran significativamente. Cuando ésta se encuentra desequilibrada, los parásitos tienen más facilidad de proliferar. Para recuperar la flora y mantenerla saludable se recomienda la toma de probióticos, microorganismos vivos que prevalecen en los intestinos y favorecen el correcto funcionamiento.

APUNTATE A LAS INFUSIONES DETOX!0

INFUSIONES DETOX

 

Si buscas la manera de reducir los efectos por los excesos alimenticios navideños de tu cuerpo, por el sedentarismo del invierno, o incluso por nervios, no hay nada mejor que hacer un plan détox. Te puedes estar preguntado de qué se trata esto del détox, sencillamente es un proceso que ayuda a eliminar las sustancias tóxicas o poco saludables de tu cuerpo.

Pero antes de empezar, vamos con el primer consejo, hay que cuidar de nuestro organismo, por lo que hay que evitar seguir sumando sustancias “tóxicas” que se encuentran en los alimentos y bebidas, como en el café, alcohol, carnes grasas, la bollería y todos aquellos que tengan azúcares. Así que optaremos por las comidas ligeras, bajas en grasas y con cocciones al vapor o la plancha.

El siguiente paso es ayudarnos con infusiones hepáticas para favorecer la eliminación de toxinas a través del hígado como, por ejemplo:

  • Cardo mariano (Silybum marianum L.): Planta reina con propiedades hepatoprotectoras. Las hojas, flores y semillas se utilizan principalmente como protectoras y regeneradoras del hígado, así como para desintoxicar el organismo. Preparar una infusión de la planta es muy sencillo, una de las maneras es calentar un cuarto de litro de agua, una vez que esté hirviendo se vierte una cucharada pequeña de hojas, se tapa el recipiente dejándolo reposar unos 10 min para seguidamente colarlo y lista para tomar. La silimarina, la principal sustancia hepatoprotectora de las semillas del cardo mariano, es poco soluble en agua, por lo que la mejor manera de asimilarla es en forma de polvo o comprimidos, en lugar de una infusión.
El cardo mariano es un gran protector hepático. Su mayor efectividad se observa en personas con lesiones de origen tóxico.
  • Desmodium (Desmodium ascendens): Planta herbácea con propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica. Junto con el cardo mariano es conocido como el mejor remedio natural para recuperar y desintoxicar el hígado. La forma más habitual de tomar desmodium es en forma de decocción. Se llena una cuchara sopera rasa de hojas y se vierten en un vaso de agua, se hierve durante 2 minutos y se deja en reposo 10 minutos más. Es mejor tomar la infusión antes de las comidas.
  • Alcachofera (Cynara scolymus): Se trata de una planta profiláctica con propiedades hepáticas, ayuda a reducir el nivel de colesterol, disminuye la presión arterial, es beneficiosa para la artritis y obesidad. Entra en nuestro grupo de détox por favorecer la eliminación de toxinas y líquidos, especialmente del ácido úrico. La alcachofera la encontramos como planta seca para prepararnos infusiones o en cápsulas.
  • Boldo (Peumus boldus): La planta de boldo tiene propiedades medicinales que te ayudarán a aliviar las digestiones pesadas o lentas, recomendamos tomar infusiones de sus hojas. El boldo es una planta digestiva originaria de Chile, rica en principios amargos, lo que la hace excelente para favorecer la producción de jugo gástrico. La infusión de boldo se prepara con una cucharadita de hojas en un vaso de agua hirviendo, lo dejamos reposar 10 minutos y lo colamos antes de tomar. Para problemas hepáticos y de la vesicula biliar, tomaremos una taza antes de las principales comidas. Si tenemos problemas de digestión tomaremos la infusión después de las comidas más pesadas.
  • Genciana (Gentiana lutea): Procede del sur y del este de Europa, y es en su raíz donde se encuentran numerosas sustancias beneficiosas para tonificar el organismo, favorecer las digestiones lentas, proteger el hígado y reforzar las defensas. Una de sus características es su sabor amargo que estimula la secreción de saliva y de jugos gástricos. Se puede preparar de diferentes maneras según el remedio que queramos conseguir. Para disfrutar de su efecto détox basta con macerar una cucharadita de café en agua durante un mínimo de 5 horas, y tomar un vaso antes del desayuno.
  • Diente de león (Taraxacum officinale): Se utiliza la raíz y las hojas. Es de las plantas medicinales más populares y conocida por su acción diurética y depurativa del hígado. Se puede consumir de diferentes maneras, ya sea en infusión, cápsulas o en forma de tintura, en todo caso se trata de una planta medicinal muy beneficiosa para nuestra salud.

Éstas son algunas de las plantas medicinales más tradicionales para realizar una limpieza hepática. Manteniendo el hígado en condiciones óptimas haremos mejores digestiones, se facilitará la eliminación de grasas y del colesterol favoreciendo la absorción de muchos nutrientes, entre ellos el hierro, con lo que nos sentiremos con más energía y recuerda nuestro primer consejo, ¡hay que tener buenos hábitos alimenticios!

Tiroides: ¿has probado estas plantas medicinales?2

La tiroides es una glándula endocrina en forma de mariposa situada en la parte anterior del cuello, delante de la tráquea. Su misión es la de regular el metabolismo del cuerpo. Así las hormonas tiroideas influyen en procesos como el ritmo cardíaco, la velocidad del metabolismo, la temperatura corporal o el ritmo intestinal.

Las enfermedades de la tiroides pueden deberse a diversas causas, que van desde la ausencia de yodo en la dieta a enfermedades de tipo autoinmune o lesiones sobre la glándula.

El hipotiroidismo se caracteriza por la insuficiente cantidad de hormona tiroidea en sangre. La causa más común de esta patología es el déficit de yodo en la dieta. Los síntomas son la fatiga, la sequedad de la piel, la intolerancia al frío, la caída de cabello, problemas de concentración, estreñimiento, somnolencia, depresión, alteraciones en la menstruación o dolores musculares, todo ello acompañado de un aumento de peso y retención de líquidos.

Tiroides
Tiroides

Cuando hay un exceso de hormona en sangre, hablamos de hipertiroidismo. La sobreestimulación de la glándula tiroidea provoca síntomas como la aceleración del ritmo cardiaco, temblor, nerviosismo y pérdida de peso.

Plantas para el hipotiroidismo

  • Algas. Las algas marinas son una destacada fuente de yodo y su consumo ayuda al buen funcionamiento de la glándula tiroides, especialmente en los casos de hipotiroidismo. Las algas más ricas en yodo son las algas fucus, kombu, arame y kelp. Es importante seguir las pautas médicas, pues un consumo excesivo de yodo puede derivar en hipertiroidismo.
  • Nogal (Juglans regia). Las hojas de nogal también contienen una cantidad considerable de yodo.
  • Genciana (Gentiana lutea). Procedente del sur y del este de Europa, en su raíz hay numerosas sustancias beneficiosas para tonificar el organismo, favorecer las digestiones, proteger el hígado y reforzar las defensas. También estimula la tiroides e incrementa la producción hormonal de la glándula.
  • Ashwagandha (Withania somnífera). Es una planta muy utilizada en la medicina ayurvédica. Aumenta la producción de T4 (tiroxina) a la vez que reduce el estrés oxidativo.

Plantas para el hipertiroidismo

  •  Melisa (Melissa officinalis). Una infusión de melisa o mezclada con menta de lobo ayuda a reducir la producción de la tiroides. La melisa, además, por su efecto calmante y relajante contribuye a reducir los síntomas del nerviosismo, insomnio y ansiedad, característicos del hipertiroidismo.
  • Menta de lobo (Lycopus europaeus). Esta planta presenta una actividad antitiroidea. Diferentes ensayos farmacológicos demuestran una reducción de los niveles de T3 (triyodotironina), T4 (tiroxina) y TSH (hormona tirotropa). También se ha observado que mejora los síntomas cardíacos, palpitaciones, irritabilidad y falta de aire, asociados al hipertiroidismo.
  • Crucíferas. También son recomendables alimentos como la col o el rábano. La raíz de estas crucíferas puede ayudar a controlar la producción excesiva de hormonas que produce el hipertiroidismo.