Qué es el Helicobacter pylori y cómo podemos actuar de forma natural1

La Helicobacter Pylori es una bacteria que vive en el estómago y en el duodeno de los humanos y otros animales desde el principio de la humanidad como demuestran estudios genéticos. Posee la capacidad de establecerse en uno de los medios más hostiles de nuestro cuerpo ya que es capaz de resistir en un medio extremadamente  ácido, con un Ph inferior a 4, como es el estómago. Sin embargo la Helicobacter  produce unas sustancias que le permiten neutralizar el ácido y además tiene la capacidad de penetrar la mucosa gástrica, donde esta acidez es menos agresiva.

 

Los síntomas de la infección son dolor o hinchazón en la parte superior del abdomen, saciedad rápida con muy poco alimento, náuseas, vómitos, ardor o acidez.

El reino vegetal nos ofrece una amplia gama de plantas con  acción antibacteriana, antiséptica, alcalinizante, hemostática, regeneradora de la mucosa gástrica especialmente indicadas para erradicar y paliar las molestias producidas por esta bacteria.

JENGIBRE

Sus propiedades medicinales se conocen desde la antigüedad, es un excelente digestivo que ayuda a reducir la acidez estomacal y además su poder bactericida ayuda a erradicar la bacteria. Sus propiedades  digestivas lo hacen un excelente aliado contra la gastritis, se recomienda tomar un vaso después de las comidas.

CÚRCUMA

Esta especie de origen asiático nos aporta muchos beneficios a nivel digestivo. Estimula la producción de jugos gástricos y protege la mucosa estomacal inhibiendo la acción de Helicobacter P.

MIEL DE MANUKA

De este arbusto de la familia de las Mirtáceas que crece  en las tierras vírgenes de Nueva Zelanda las abejas elaboran una miel de extraordinarias propiedades antisépticas y antibacterianas. “Donde no llegan los antibióticos, llega la miel de Manuka”  dice un viejo proverbio que usan los neozelandeses.  Esta miel contiene metilglioxal, un  potente antibacteriano solo presente en estos arbustos. Las propiedades de esta miel están estudiadas y muy documentadas, su poder bactericida puede ser usado contra un amplio espectro bacteriano, pero es especialmente activo contra el Helicobacter pylori. Dos cucharadas al día de esta maravillosa miel antes o entre comidas durante un mes son suficientes en muchos casos para erradicarla.

ACEITE DE ORÉGANO

Este aceite, obtenido por destilación de las hojas de orégano (Origanum vulgare)  tiene propiedades bactericidas más potentes que muchos antibióticos. Diversos estudios científicos publicados certifican estas propiedades que se le atribuyen desde hace miles de años. También hay que resaltar su acción antifúngica y su alto poder como antioxidante.

MASTIC

La resina del Lentisco, el mastic, es  utilizado desde hace muchos años como tratamiento específico del Helicobacter en muchos hospitales de Estados Unidos. La acción antibacteriana de esta resina  la hace ideal para el tratamiento de las gastritis producidas por esta bacteria.

FLOR DE MALVA, LLANTÉN, ANÍS VERDE Y REGALIZ

La infusión de esta mezcla de plantas  tomada después de las comidas es una garantía para la salud digestiva. A la acción emoliente y protectora de la mucosa intestinal de la malva se le unen las propiedades antiinflamatorias del llantén y la acción digestiva y anti flatulenta del anís, si a todo ello añadimos las propiedades del regaliz como antiácido tendremos la infusión perfecta para aliviar las molestias producidas por esta infección bacteriana.

Remedios naturales para las gripes intestinales0

Remedios naturales para las gripes intestinales

 

En este mes de febrero y adentrados completamente en el invierno, tenemos más posibilidades de que los virus puedan abordar nuestro cuerpo, pero no sólo los respiratorios (que son los más frecuentes) sino que los virus intestinales a menudo también pueden darnos la lata.

De estos últimos te vamos aconsejar sobre cómo combatirlos, ya que hay muchos remedios naturales eficaces para tratar este tipo de dolencia.

La gripe intestinal o gastroenteritis vírica es un trastorno muy frecuente en adultos y niños que cursa con inflamación de la mucosa del estómago, del intestino delgado y del intestino grueso causada por la infección con un virus. Los principales agentes responsables de la infección son rotavirus, norovirus, adenovirua y astrovirus.

El dolor abdominal es un síntoma frecuente de la intolerancia a la lactosa.

Los síntomas de la gripe intestinal, que puede durar desde unos días a unas semanas, son: las náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, fiebre y escalofríos, dolor abdominal, sensación de fatiga y cansancio, dolor de cabeza, malestar general.

Generalmente la infección remite espontáneamente, pero debemos evitar la deshidratación y cuidar los síntomas. Algunos remedios naturales que pueden ayudar a reducir el cuadro clínico son:

-Los probióticos, contienen microorganismos vivos que equilibran la microflora intestinal que puede verse deteriorada por factores como infecciones, descomposición, el tipo dieta, determinada medicación, envejecimiento o estrés.

 

Entre los beneficios de los probióticos, cabe destacar:

  • Favorecen la digestión y evitan la formación de gases.
  • Regulan el tránsito intestinal.
  • Intervienen en lasíntesis de la vitamina K y B12.
  • Protegen el tracto digestivo. Los probióticos constituyen una barrera natural contra las infecciones, ya que producen sustancias que inhiben el desarrollo de bacterias patógenas. Reducen las infecciones por Helicobacter pylori, causante de úlceras. Alivian las infecciones vaginales, como la candidiasis Los probióticos también mejoran la evolución del herpes simple.
  • Estimulan la inmunidad de las células intestinales.
  • Reducen los síntomas alérgicos.

 

-Infusión de tomillo con limón: El tomillo (Thymus vulgaris) es la planta antivírica por excelencia y es quizás la planta medicinal más utilizada en nuestra cultura por sus propiedades saludables y culinarias. Favorece las digestiones, reduce los gases y alivia las gripes intestinales.

 

¿Cómo la preparamos? ­

Por cada vaso de agua ponemos una cucharada sopea rasa o una ramita de tomillo. Cuando el agua empiece a hervir añadimos el tomillo y apagamos el fuego, dejándolo infusionar durante 5 minutos y pasado este tiempo lo colamos. Si queremos aprovechar las propiedades antisépticas es importante que no hierva para no perder el aceite esencial. Antes de tomarlo añadiremos unas gotas de limón para potenciar el efecto antiinfeccioso y alcalinizante.

Una práctica saludable es tomar cada dia un vasito de tomillo antes de desayunar.

Tomillo en floración.

-Carbón activo:  El carbón activado (o carbón activo) es un complemento alimenticio de origen orgánico que se utiliza por su gran capacidad de absorción ya que se queda en el tubo digestivo y es capaz de absorber toxinas, fermentaciones, gérmenes, metales pesados, químicos nocivos y virus estomacales. Por ello, reduce flatulencias y es un antídoto hospitalario de urgencia en caso de intoxicaciones. Cuando el carbón vegetal es ingerido, éste arrastra las toxinas y así no son absorbidas por el cuerpo.  Es eficaz en caso de flatulencias y halitosis.

Principalmente se obtiene de la cáscara del coco, después de realizar un proceso especial de carbonización.

-Plantas antidiarreicas y digestivas: Una mezcla de plantas carminativas como el anís verde, anís estrellado, hinojo, comino, cilantro, plantas digestivas como la melisa, la malva, el regaliz, y plantas antidiarreicas como la salicaria pueden ayudarnos a mejorar nuestro malestar.

Si aparecen vómitos una infusión que puede resultar de gran ayuda es la de Hierba Luisa, planta antiespasmódica y digestiva y de agradable sabor.

 

¿Qué comer?

Debemos tener especial cuidado de nuestra dieta. Procurar hidratarnos constantemente con agua, caldos vegetales o infusiones, evitando las bebidas azucaradas. También daremos prioridad a alimentos astringentes y de fácil digestión como:

  • Purés de patata y zanahoria.
  • Plátanos, manzana al horno o manzana rallada.
  • Caldos vegetales.
  • Arroz blanco o quinoa.
  • Pescado hervido o pollo a la plancha.

    Sopa tomillo

Se deben evitar los alimentos ricos en azúcares simples, ya que pueden empeorar la diarrea, debido a un efecto osmótico. Evita también los refrescos, los zumos de frutas envasados, la leche entera, el chocolate, la cafeína, los alimentos fritos, alimentos grasos o muy condimentados y el alcohol.