FLORES DE VERANO0

GENCIANA (Gentiana lutea)

Esta planta de la familia de las gencianáceas la encontramos en las regiones montañosas de los Pirineos, Alpes y Balcanes. Sus raíces son largas y ramificadas, gruesas, color ocráceo y fuerte sabor amargo. Las hojas son grandes, las flores de color amarillo-dorado. Florece durante los meses de julio y agosto. En sus raíces encontramos una alta concentración de principios activos con actividad terapéutica. Entre sus propiedades podemos destacar su acción aperitiva y estimulante de la producción de saliva, es un buen antiespasmódico, colerético y antipirético. La tradición popular lo utiliza para reforzar las defensas, aumentando la producción de glóbulos blancos. Está indicada en casos de astenia, convalecencia, anemia, anorexia, espasmos gastrointestinales y procesos gripales. Una cucharada de postre de raíces maceradas durante la noche en un vaso de agua y tomar el agua antes del desayuno estimula de forma natural el apetito.

GENCIANA (Gentiana lutea)

ÁRNICA (Arnica montana)

La flor de árnica ( Arnica montana) es una de las valiosas joyas de nuestra fitoterapia. Es una planta de montaña, la encontramos a partir de los 800 m. hasta los 2.400 desde el Pirineo hasta las montañas de Galicia y Portugal pasando por la Cordillera Cantábrica.

Planta vivaz, de hasta dos palmos de altura, el tallo no suele ramificarse y en su extremo aparecen unas cabezuelas terminales, de color amarillo intenso  de hasta 7 u 8 cm. de diámetro, en estas flores y en los rizomas encontramos  toda la actividad farmacológica del Arnica. En su composición encontramos  un valioso aceite esencial en cantidades de hasta el 0,07%, así como  hasta un 4% de arnicina, mezcla de diversas substancias de carácter  esterínico o triterpenico.

Los extractos de la flor de árnica se usan en medicina popular en forma de pomadas, aceites macerados o alcoholatos, es una gran analgésico, antiinflamatorio y activador de la circulación sanguínea. Es muy eficaz su aplicación en casos de chichones, torcedoras  y toda clase de contusiones así como para recuperar el tono  muscular  después de un esfuerzo.

Ni la flor ni los rizomas de árnica deben tomarse por vía interna sin el asesoramiento de un facultativo  ya que es una planta de elevada toxicidad. Como tónico cardiaco sus propiedades se las compara con las del digital o la convalaria.

ÁRNICA (Arnica montana)

HIPÉRICO ( Hypericum perforatum)

El hipérico es la flor por excelencia del solsticio de verano y del mes de junio en la flora mediterránea, y muy especialmente en la flora medicinal. El hipérico es conocido popularmente con el nombre de hierba de San Juan.

La flor del hipérico es de color amarillo y siempre tiene cinco pétalos, en su composición encontramos pigmentos. El de mayor interés es la hipericina por las propiedades medicinales que nos aporta. También encontramos flavonoides, aceite esencial y otros compuestos como la rutina, la quercitina, la pectina, la colina, el aceite nicotínico, etc.

Tradicionalmente se utiliza por su actividad antiinflamatoria. Actualmente la mayor utilidad de esta planta se centra en su acción equilibrante sobre el sistema nervioso. Es la planta antidepresiva por excelencia. Numerosos estudios certifican sus propiedades en depresiones sintomáticas de tipo reaccional, que suelen acompañarse de gran cantidad de signos vegetativos.

De las flores de hipérico se elabora el popular “oli de cop”, fabuloso remedio en caso de contusiones, tratamiento regenerador en quemaduras, llagas, heridas, eczemas, etc.

HIPÉRICO ( Hypericum perforatum)

MALVA (Malva sylvestris)

Esta planta, que se encuentra expandida por toda Europa, crece de forma espontánea en laderas de caminos, ribazos y cunetas, aunque actualmente ya se está cultivando.

Es una planta herbácea, perteneciente a la familia de las malváceas, nos deleita a principios de junio con unas flores de un bello color rosáceo o violáceo, se agrupan en manojos y poseen venillas de color rojo purpurea.

La flor es rica en mucilagos, glucósidos, una pequeña cantidad de taninos así como pequeñas cantidades de vitaminas A, B y C.

Por su contenido en mucilagos es muy útil en todas las enfermedades del aparato respiratorio. Sus mucilagos también son muy útiles en problemas digestivos, con  su acción antiinflamatoria protege las paredes del intestino en casos de diarrea, gastroenteritis o colon irritable.

La flor de malva es una de las más utilizadas y valorada dentro de nuestra cultura herbal.

MALVA (Malva sylvestris)

LAVANDA (Lavandula officinalis)

Esta planta, una de las más particulares de nuestra rica flora, es  habitual de la cuenca mediterránea, florece a partir  de finales de mayo, formando inflorescencias terminales de color azul-grisáceo. Es una de las joyas de nuestros jardines, parques  o zonas boscosas. Es una planta que suele hibridar con otras especies formando lavandinas muy aromáticas.

En sus flores encontramos aceites esenciales ricos en alcanfor y linalol, también taninos, saponinas y ácidos como el capróico, el rosmarínico o el úrsolico.

Aunque lo más valorado popularmente es su aroma, la flor de lavanda tiene importantes propiedades medicinales: Son conocidas sus propiedades sedantes y tranquilizantes. Nos ayuda  a disminuir problemas de nervios en circunstancias como: nervios en el estómago, insomnio, ansiedad, hipertensión, vértigos de origen nervioso. Adicionalmente nos aporta ligeras propiedades diuréticas por lo que combina bien con otras plantas para la eliminación de líquidos. También están contrastadas sus propiedades coleréticas, estimulando  la producción de bilis y facilitando la expulsión de la vesícula biliar.

Su aceite esencial es utilizado tradicionalmente por vía externa en casos de calambres y contracturas musculares, acnés, eccemas, quemaduras y muy especialmente en alteraciones del sistema nervioso.

También las propiedades analgésicas nos ayudan a rebajar las inflamaciones  y a disminuir la sensación de dolor en casos de dolores reumáticos, lumbares, tortícolis, migrañas,  etc.

Los baños de pies con agua de lavanda  y masajes con aceite esencial son idóneos en casos de pies cansados, mal olor, pie de atleta u otros tipos de infestaciones por hongos.

Fricciones nocturnas del cuero cabelludo con unas gotas de aceite de lavanda diluido con aceite de oliva nos ayudaran a relajar el folículo piloso, aumentando el riego sanguíneo, fortaleciendo la raíz y previniendo la caída del cabello.

Es una práctica habitual, rellenar bolsas con flores de lavanda, colocarlas en los armarios para, además de perfumar el ambiente, ahuyentar los insectos.

Antiguamente, algunas mujeres tenían la costumbre de agarrar unas ramas de lavanda durante el parto porque pensaban  que esta planta facilitaba el nacimiento del bebé.

LAVANDA (Lavandula officinalis)

PAZOTE (Chenopodium ambrosioides)

También conocido como Té de España, Paico o Epazote,  es una planta originaria de las zonas templadas de América, muy utilizada en México, aunque la podemos encontrar en todaEuropa. Es una planta de hoja perenne que puede alcanzar hasta 1 m de altura, las hojas son pequeñas, pecioladas y son abundantes en la parte inferior del tallo. Tienen un característico olor y sabor, muy aromático. Las flores, que aparecen  entre julio y agostoson diminutas de color amarillento-verdoso. Las hojas son digestivas y carminativas  aunque su uso más documentado es su acción vermífuga y antihelmíntica, muy eficaz en caso de oxiuros incluso es activa en presencia de tenias.

Las infusiones de pazote como tónico estomacal se preparan con 4g de la planta por ½ litro de agua caliente, se deja reposar unos 10 minutos, se cuela y se toma, aún tibio, después de comer.

Las hojas se pueden cocer, chafar y aplicar en forma de cataplasma contra picaduras de insectos y como emoliente para la piel irritada.

En algunos países se utiliza  como especia, se asemeja al cilantro, se usa en las sopas, frijoles, ensaladas, etc. Tiene un sabor un tanto amargo.

PAZOTE (Chenopodium ambrosioides)

Qué es el Helicobacter pylori y cómo podemos actuar de forma natural1

La Helicobacter Pylori es una bacteria que vive en el estómago y en el duodeno de los humanos y otros animales desde el principio de la humanidad como demuestran estudios genéticos. Posee la capacidad de establecerse en uno de los medios más hostiles de nuestro cuerpo ya que es capaz de resistir en un medio extremadamente  ácido, con un Ph inferior a 4, como es el estómago. Sin embargo la Helicobacter  produce unas sustancias que le permiten neutralizar el ácido y además tiene la capacidad de penetrar la mucosa gástrica, donde esta acidez es menos agresiva.

 

Los síntomas de la infección son dolor o hinchazón en la parte superior del abdomen, saciedad rápida con muy poco alimento, náuseas, vómitos, ardor o acidez.

El reino vegetal nos ofrece una amplia gama de plantas con  acción antibacteriana, antiséptica, alcalinizante, hemostática, regeneradora de la mucosa gástrica especialmente indicadas para erradicar y paliar las molestias producidas por esta bacteria.

JENGIBRE

Sus propiedades medicinales se conocen desde la antigüedad, es un excelente digestivo que ayuda a reducir la acidez estomacal y además su poder bactericida ayuda a erradicar la bacteria. Sus propiedades  digestivas lo hacen un excelente aliado contra la gastritis, se recomienda tomar un vaso después de las comidas.

CÚRCUMA

Esta especie de origen asiático nos aporta muchos beneficios a nivel digestivo. Estimula la producción de jugos gástricos y protege la mucosa estomacal inhibiendo la acción de Helicobacter P.

MIEL DE MANUKA

De este arbusto de la familia de las Mirtáceas que crece  en las tierras vírgenes de Nueva Zelanda las abejas elaboran una miel de extraordinarias propiedades antisépticas y antibacterianas. “Donde no llegan los antibióticos, llega la miel de Manuka”  dice un viejo proverbio que usan los neozelandeses.  Esta miel contiene metilglioxal, un  potente antibacteriano solo presente en estos arbustos. Las propiedades de esta miel están estudiadas y muy documentadas, su poder bactericida puede ser usado contra un amplio espectro bacteriano, pero es especialmente activo contra el Helicobacter pylori. Dos cucharadas al día de esta maravillosa miel antes o entre comidas durante un mes son suficientes en muchos casos para erradicarla.

ACEITE DE ORÉGANO

Este aceite, obtenido por destilación de las hojas de orégano (Origanum vulgare)  tiene propiedades bactericidas más potentes que muchos antibióticos. Diversos estudios científicos publicados certifican estas propiedades que se le atribuyen desde hace miles de años. También hay que resaltar su acción antifúngica y su alto poder como antioxidante.

MASTIC

La resina del Lentisco, el mastic, es  utilizado desde hace muchos años como tratamiento específico del Helicobacter en muchos hospitales de Estados Unidos. La acción antibacteriana de esta resina  la hace ideal para el tratamiento de las gastritis producidas por esta bacteria.

FLOR DE MALVA, LLANTÉN, ANÍS VERDE Y REGALIZ

La infusión de esta mezcla de plantas  tomada después de las comidas es una garantía para la salud digestiva. A la acción emoliente y protectora de la mucosa intestinal de la malva se le unen las propiedades antiinflamatorias del llantén y la acción digestiva y anti flatulenta del anís, si a todo ello añadimos las propiedades del regaliz como antiácido tendremos la infusión perfecta para aliviar las molestias producidas por esta infección bacteriana.