La Miel, un edulcorante nutritivo y con valor terapéutico0

La miel procede del néctar de las flores y de otras sustancias azucaradas de la superficie de los vegetales que recolectan las abejas. Los egipcios, los griegos y otras muchas civilizaciones han venerado las abejas por proporcionarles la miel, el primer y más natural edulcorante.

 

Características nutricionales de la miel

Los diferentes tipos de miel vienen determinados por factores como el tipo de abejas productoras, la especie vegetal de la que recolectan el néctar, la época del año y el clima. Estos factores harán que cada miel tenga su peculiaridad, con matices a nivel nutricional, de consistencia, sabor, aroma, color… Por ejemplo, sabemos que las mieles más oscuras son más ricas en componentes minerales.

Composición común de todas las mieles

  • Agua: alrededor de un 20%.
  • Glúcidos simples: destacan la fructosa (hasta un 40%), la glucosa (33%) y, en porcentajes minoritarios, maltosa y sacarosa.
  • Proteínas: en cantidades que oscilan entre el 1 y el 2%. Destaca el contenido en aminoácidos: prolina, ácido glutámico, alanina, glicina y leucina.

Componentes de proporciones variables según el tipo de miel

  • Otros glúcidos (en bajas proporciones): erlosa, rafinosa, melecitosa, taninos y dextrinas.
  • Sales minerales y oligoelementos: azufre, fósforo, sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, cobre y manganeso.
  • Ácidos orgánicos: málico, cítrico, láctico, fosfórico, etc.
  • Polen: es lo que permite reconocer el origen floral de cada tipo de miel.
  • Enzimas: diastasas, invertasas y amilasas. Es importante saber que se destruyen, si se calienta la miel.
  • Sustancias antibióticas: ácido fórmico, inhibina y germicidina.

Valor terapéutico de la miel

  • Alto poder nutritivo en nutrientes esenciales y valor energético.
  • Posee propiedades antisépticas: evita el desarrollo de infecciones.
  • Es útil en afecciones respiratorias: tos, bronquitis, faringitis y sinusitis.
  • Facilita la digestión, alivia trastornos gástricos y mejora la asimilación de otros alimentos.
  • Es ligeramente laxante.
  • Tiene una acción positiva sobre la flora intestinal, especialmente en lactantes.
  • Desfatigante muscular. Aumenta la resistencia y facilita la recuperación. La miel es muy indicada para deportistas. También es útil en casos de astenia, fatiga y agotamiento.
  • Equilibra situaciones de agotamiento nervioso y favorece el rendimiento intelectual.
  • Tiene acción antioxidante. Además de nutrir e hidratar la piel, tiene usos cosméticos, por la luminosidad que proporciona a la piel, por atenuar las arrugas y por eliminar las espinillas.
  • Es útil en casos de insuficiencia hepática.
  • Tiene propiedad cicatrizante. Es útil en heridas bucales y cutáneas. Alivia el dolor y el escozor en la piel.

Tipos de miel

  • Miel de acacia: ligeramente laxante y sedante.
  • Miel de azahar: es antiespasmódico (útil en casos de contracturas, calambres y convulsiones). Es sedante, muy adecuada en casos de insomnio originados por problemas digestivos.
  • Miel de brezo: es diurética, reconstituyente y produce un efecto tónico sobre el corazón. Es útil en casos de anemia, reumatismo, clorosis, inapetencia y desmineralizaciones.
  • Miel de castaño: estimula la circulación sanguínea.
  • Miel de encina: tiene propiedades remineralizantes y astringentes (acción cicatrizante, antiinflamatoria y antihemorrágica). Es útil para combatir la diarrea crónica.
  • Miel con própolis: actúa como cicatrizante y antiséptico (útil en infecciones).
  • Miel de espliego: tiene propiedades tónicas y antiespasmódicas (útil en casos de contracturas, calambres y convulsiones). Alivia la tos y la faringitis. Es hipotensora. Útil para el nerviosismo y el estrés.
  • Miel de eucalipto: se utiliza en el tratamiento de infecciones respiratorias y desinfecta el tracto urinario.
  • Miel de mil flores: tiene diversas especies sin que destaque ninguna en concreto. Es digestiva.
  • Miel de romero: se recomienda en trastornos hepáticos, amenorrea y úlceras gástricas e intestinales.
  • Miel de romero + Jalea real: aúna las propiedades de la miel de romero, reforzado por el aspecto nutricional y vitalizante de la jalea real.
  • Miel de tilo: es antiespasmódica, sedante y relajante. Alivia los dolores de cabeza y calma el tracto digestivo.
  • Miel de tomillo: es eficaz en resfriados y bronquitis. Es digestiva, tónica (da vigor), antiséptica (impide el desarrollo de infecciones) y emenagoga (estimula el flujo sanguíneo de la pelvis y el útero y, en algunos casos, la menstruación).

Como combatir los hongos en los pies0

La infección por hongos en los pies es una afección muy común. Puede estar causada por diversos organismo, el más común es un tipo llamado dermatofito.

Algunos factores pueden incrementar el desarrollo: sudoración intensa, tener antecedentes, caminar descalzo en zonas húmedas, como en piscinas, gimnasios y duchas, tener una lesión leve en la piel o el sistema inmunitario debilitado.

Aunque no es un problema grave de salud, es importante tratarlos eficazmente desde un primer momento para  acelerar  el proceso de curación y evitar infecciones recurrentes.

Por lo general, la infección empieza en los dedos y se extiende hasta las plantas y las uñas. En algunos casos puede provocar inflamación, grietas, ardor, durezas amarillas, exceso de sequedad y olor desagradable.

Las infecciones más frecuentas son la tiña podal y la tiña de uña. La tiña podal, afecta principalmente a los pies, generalmente los dedos se muestra enrojecidos y se nota una sensación de quemazón en los dedos y la planta del pie. Se pueden llegar a formar ampollas o descamaciones.  Es una infección micótica contagiosa y afecta generalmente a atletas, por lo que también recibe el nombre de pie de atleta.

Leer más →

Los beneficios del aceite de rosa mosqueta0

El aceite de rosa mosqueta es uno de los mejores aceites para tratar la piel y algunas de sus alteraciones. Procede de la rosa mosqueta (Rosa rubiginosa), una planta arbustiva originaria de Europa que también crece de manera silvestre en Chile y Argentina.

Sus frutos son rojos, se utilizan para elaborar tés y mermeladas, de esta manera podemos consumir su alto contenido en vitamina C. De sus semillas es de donde se obtiene mediante un proceso de presión en frio un aceite de color rojo intenso con extraordinarios beneficios.

Entre sus componentes destaca un alto contenido de ácidos grasos esenciales poliinsaturados (omega 3 y 6), ácido esteárico, ácido palmítico, ácido oleico (omega 9) y vitaminas A, C y E.

A continuación detallamos alguno de sus usos para la piel:

 

  • Es uno de los mejores aceites hidratantes para la piel reseca y escamosa, con tendencia a la deshidratación.
  • Mantiene la textura y elasticidad de la piel y ofrece un aspecto sano.
  • Atenúa las líneas faciales de expresión y las arrugas.
  • Reduce la aparición de manchas producidas por la edad y el envejecimiento de la piel. También disminuye la hiperpigmentación.
  • Previene la aparición de estrías durante el embarazo o en los tratamientos de reducción de peso.
  • Reafirma los tejidos.
  • Ayuda a reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras. Eficaz para tratar queloides y cicatrices hipertróficas, hipercrómicas y retráctiles.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y es emoliente (ablanda las inflamaciones y durezas aparecidas en las piel).
  • Mejora los síntomas de las enfermedades de la piel como la dermatitis atópica.
  • Muy útil después de la depilación.
  • Aplicado en forma de masaje perineal en el último trimestre del embarazo incrementa la elasticidad del periné, reduce la probabilidad de desgarros y facilita el parto.

Por todo esto se le considera uno de los mejores productos antienvejecimiento que nos ofrece la naturaleza, y es uno de los ingredientes más empleados en los cosméticos faciales y corporales.

 Modo de empleo del aceite de rosa mosqueta

Hay que aplicar el aceite de rosa mosqueta 3 o 4 veces al día de forma regular y constante sobre la zona de la piel a tratar. Durante 2 o 3 minutos debe efectuarse un suave masaje con la yema del dedo en forma circular hasta que el aceite de rosa mosqueta quede completamente absorbido.

Es muy importante no aplicarlo antes de una exposición solar ya que carece de filtros solares y podría quemarnos la piel. Si se aplica en una zona cubierta no hay ningún problema, pero en verano su aplicación en el rostro o zonas expuestas al sol lo limitaremos a la noche.

Estudios clínicos

 Numerosos estudios científicos avalan la eficacia del aceite de rosa mosqueta. La dermatóloga Faviola Carvajal lideró un estudio en el Hospital de Van Buran de Valparaíso (Chile) sobre la reducción de cicatrices con aceite de rosa mosqueta. En la investigación participaron 90 pacientes con quemaduras, cortes y cicatrices quirúrgicas (recientes o no). Los resultados obtenidos después del tratamiento fueron positivos en el 97% de los casos. El grado de la recuperación varió en función de la duración del tratamiento, del número de aplicaciones diarias y del estado de la piel al inicio del estudio. En ningún caso se detectaron alergias y, en los pacientes que sufrían picazón, ésta desapareció al poco tiempo.