PLANTAS PARA EL DOLOR0

HARPAGOFITO (Harpagophytum procumbens)

Esta planta, originaria del desierto de Kalahari, en el sudoeste de África es una de las más valoradas y estudiadas por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Planta vivaz, cuya raíz está compuesta por una gran red de raíces tuberosas que pueden alcanzar hasta un metro de profundidad. Ricas en glucósidos monoterpénicos (harpagido, harpagósido y procúmido) , esteroles, Harpagoquinona, flavonoides y gran cantidad de azucares.

Es un excelente antirreumático, su efecto global como analgésico y antiinflamatorio no se debe a un principio actico concreto sino a la acción global del conjunto de ellos, por ello es mucho más efectiva la planta entera que alguno de sus principios activos aislados.

Es importante destacar que la raíz de harpagofito es muy eficaz en procesos crónicos, su eficacia baja bastante en casos de crisis agudas de dolor. Esta planta actúa también como tónico amargo sobre el sistema digestivo, estimulando la secreción biliar y aliviando la dispepsia. Es una planta muy bien tolerada, careciendo de toxicidad a dosis habituales, no obstante, debido a su carga oxitocínica no se aconseja su uso durante el embarazo.

Harpagofito
Entre las plantas para el dolor, el harpagofito destaca por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

SAUCE (Salix alba)

El sauce es un árbol difundido por todo el hemisferio norte, gusta de terrenos húmedos cercanos a pequeños cursos de agua.

Su corteza y en menor medida sus hojas son ricas en glicósidos fenólicos, entre ellos la salicina, con propiedades parecidas a la aspirina. El nombre de ácido acetil salicílico ( el principio activo de la Aspirina) deriva de Salix debido a la similitud de sus principios activos con los del mencionado fármaco.

Su corteza se emplea como tonificante, antirreumática y febrífuga. Especialmente especifico en procesos reumáticos de tipo inflamatorio, gota y neuralgias. Es ligeramente relajante En uso externo es muy eficaz en el tratamiento de ulceras varicosas, abscesos, heridas de difícil cicatrización y hemorroides.

Sauce
El sauce, entre las plantas para el dolor, está especialmente indicada en casos de reuma y gota.

UÑA DE GATO (Uncaria tomentosa)

Esta planta originaria del Perú la podemos encontrar en amplias zonas de centro y Sudamérica. Muchos grupos étnicos del Perú han utilizado esta planta con finalidad medicinal a través de muchas generaciones.

Es un arbusto trepador de hasta 20 metros de altura, sus tallos están dotados de espinas leñosas que le permiten crecer en forma de enredadera envolviendo los trancos de los árboles. En su corteza se han aislado hasta seis tipos de alcaloides entre los que destacan la pteropodina y la rynchofilina.

La uña de gato, es una de las plantas más estudiadas por la ciencia, numerosos estudios avalan las propiedades se que le han atribuido a través de la historia.

Su propiedad más importante es la de antitumoral, actuando como inhibidor de enfermedades degenerativas sobre todo si estas producen una afección del sistema inmunitario.

También se ha utilizado tradicionalmente en el tratamiento de neumonías y alergias, es un buen antiinflamatorio y es un complemento eficaz para mejorar los parámetros sanguíneos alterados. No se le conocen efectos secundarios y su toxicidad a dosis habituales es prácticamente nula.

Uña de gato
Si hablamos de plantas para el dolor, la uña de gato se emplea para neumonías y alergias.

Plantas para el dolor4

Existen numerosos trastornos caracterizados por el dolor: neuralgia, gota, reuma… El progresivo envejecimiento de la población hace que cada vez sean más habituales dolencias como la artritis y la artrosis. En este artículo os presentamos 3 plantas para el dolor.

Harpagofito

El harpagofito (Harpagophytum procumbens), planta originaria de Kalahari, en el suroeste de África, es muy valorado por las propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Es un excelente antirreumático. Su efecto global como analgésico y antiinflamatorio no se debe a un principio activo concreto sino a la acción conjunta de todos ellos (es mucho más efectiva la planta entera que alguno de sus principios aislados). Es importante destacar que, entre las plantas para el dolor, la raíz del harpagofito es mucho más eficaz en procesos crónicos que en crisis agudas de dolor. No se aconseja su empleo durante el embarazo.

Harpagofito
Entre las plantas para el dolor, el harpagofito destaca por su poder antiinflamatorio y analgésico.

Sauce

El sauce (Salix alba) es un árbol que puede encontrarse en todo el hemisferio norte, en terrenos húmedos cercanos a ríos. Las hojas del sauce y sobre todo su corteza son ricas en glicósidos fenólicos, entre ellos la salicina, con propiedades parecidas a la aspirina. La corteza del sauce se emplea como tonificante, para hacer bajar la fiebre y por sus propiedades antirreumáticas. Entre las plantas para el dolor, está especialmente indicada en procesos reumáticos de tipo inflamatorio, gota (niveles altos de ácido úrico) y neuralgias.

Sauce
El sauce, entre las plantas para el dolor, está especialmente indicada en casos de reuma y gota.

Uña de gato

La uña de gato (Uncaria tomentosa) es un arbusto trepador originario de Perú y se encuentra en amplias zonas del centro y del sur del continente americano. En la corteza de la uña de gato se han aislado hasta seis tipos de alcaloides, entre los que destacan la pteropodina y la rynchofilina. Destaca por su propiedad antitumoral, actuando como inhibidor de enfermedades degenerativas, especialmente las que afectan al sistema inmunitario. Si hablamos de plantas para el dolor, la uña de gato se ha utilizado tradicionalmente para el tratamiento de las neumonías y las alergias. Es también un buen antiinflamatorio.

Uña de gato
Si hablamos de plantas para el dolor, la uña de gato se emplea para neumonías y alergias.