Cocina vegetariana: Recetas con Seitán0

Podemos definir el seitán como una auténtica carne vegetal, no tan sólo por su alto contenido en proteínas (24,7%) sino también por su color, sabor fuerte, textura y consistencia, que posibilitan su uso en la cocina de idéntico modo al que se tratan las carnes. Todo ello facilita el cambio a una dieta vegetariana, tanto proteícamente como gastronómicamente, puesto que permite ampliar la variedad de platos.

El seitán, producto originario del Extremo Oriente, es el gluten de trigo (donde se hallan la práctica totalidad de las proteínas) hervido durante hora y media con salsa de soja y algas de Kombu, lo que supone un enriquecimiento en sales minerales y un aporte de lisina, aminoácido esencial del que son algo deficitarios los cereales. Si comparamos el seitán con la carne de buey o de cerdo, por ejemplo, veremos que el seitán aporta más proteínas, menos grasas y por lo tanto muchas menos calorías.

El seitán es un alimento altamente reconstituyente y de gran digestibilidad, apto para personas débiles, niños y ancianos, e incluso para diabéticos, dada su práctica ausencia de hidratos de carbono. Esperamos que te animes a cocinar alguna de estas 6 recetas:

Seitán a la naranja

Ingredientes: Seitán, aceite de oliva, cebollas, zanahorias, champiñones, guisantes verdes e ingredientes para el aliño: miso, naranja, laurel y sal marina.

Preparación: Salteamos la cebolla con la sal y el aceite durante 5 minutos y después añadimos el seitán y las zanahorias (todo cortado a rodajas finas), los champiñones, el zumo de naranja y la piel rallada de ésta. Lo tapamos  y cocinamos a fuego lento durante 30 minutos. Acto seguido diluimos una cucharada de miso con un poco del jugo del cocido y cocinamos a fuego lento durante unos 3 minutos más. Finalmente agregamos los guisante verdes cocidos y el plato ya estará preparado para servir caliente.

Es fácil tener un rico plato de seitán, incluso solo pasándolo por la plancha.

Pastel de patata y seitán

Ingredientes: Seitán, patata, salsa de tomate, acelgas, cebolla y ajos.

Preparación: Pelamos las patatas, las hervimos con agua y sal y hacemos puré. Hervimos las acelgas con agua y sal, las escurrimos y cortamos pequeñas. Con el aceite caliente, doramos la cebolla, los ajos y el tomate a fuego medio. Después añadimos el seitán muy picado y las acelgas, y cocinamos todo junto 5 minutos más. En una bandeja, ponemos una base de puré de patata, una capa de seitán y otra con puré de patata. Finalmente se le añade queso rallado y gratinamos el pastel.

Libritos de seitán

Ingredientes: Seitán, tofu ahumado y pan rallado, harina blanca, agua y sal para el rebozado.

Preparación: Cortamos muy finos el seitán y el tofu ahumado, para después montar los libritos. Preparamos la masa del rebozado con harina blanca, un poco de agua y sal. Hay que removerla hasta que quede espesa. Pasamos los libritos montados por esta masa para después rebozarlos con pan rallado. Por último hay que freírlos y, al sacarlos, los ponemos encima de un papel absorbente. Los libritos se sirven con perejil.

Seitán con setas a la cerveza

Ingredientes para 4 personas: 500 gramos de seitán, 6 cebollitas francesas, 300 gramos de setas frescas, 50 gramos de tofu, 1 vaso de cerveza, 1 cucharada de harina, 1 cucharada de aceite, pimienta, tomillo, perejil y sal.

Preparación: Cortamos el seitán en tiras no muy finas y lo sazonamos con un poco de pimienta. Las cebollitas deben cortarse en aros finos para luego rehogarlas con el aceite a fuego suave hasta que se ablanden. Cuando lleven unos minutos en el fuego, añadimos el seitán para que se sofrían juntos. Después añadimos la harina y removemos rápidamente para que no se hagan grumos. Agregamos la cerveza, el tomillo y la mitad del perejil picado. Se deja cocer medio tapado a fuego lento. Cortamos las setas y troceamos el tofu en taquitos. Se añaden estos ingredientes a la cazuela y se deja hasta que reduzca la salsa y se espese. Un poco antes de retirar del fuego, añadimos el resto de perejil, salpimentamos y ya está listo para servir.

Seitán con champiñones

Ingredientes: Seitán, cebolla, ajos, tomates, champiñones y perejil.

Preparación: Salteamos la cebolla cortada a cuadritos y los ajos. Después añadimos los champiñones cortados a láminas y los tomates pelados y troceados. Paralelamente, hay que freír el seitán y, una vez frito, mezclarlo con el salteado.

Otra rica opción, es prepararlo como si fueran albóndigas de carne con salsa.

Canelones de seitán

Ingredientes: Seitán, cebollas, ajos, laurel, coliflor, champiñones, zanahoria, salsa de soja, perejil y piñones.

Preparación del relleno: Trituramos el seitán. Salteamos las cebollas cortadas a cuadritos, el ajo y el laurel durante 10 minutos a fuego medio. Añadimos y salteamos los champiñones en láminas y la zanahoria rallada, durante 10 minutos. Luego, añadimos al seitán picado, mezclamos bien e incorporamos la salsa de soja, el perejil cortado crudo y los piñones.

Para hacer los canelones: Ponemos mucha agua a hervir, unas gotas de aceite y sal. Cocemos unos 6 u 8 canelones durante 10 ó 15 minutos, al sacarlos los ponemos en agua fría en un barreño. Después los  estiramos encima de un trapo limpio y húmedo. Seguidamente repartimos el relleno y enrollamos los canelones. Finalmente untamos la bandeja con aceite y colocamos el canelón con la junta hacia abajo.

Para hacer la bechamel: Salteamos la cebolla con laurel y sal. Luego añadimos la coliflor, el agua y la sal, y cocinamos durante 20 minutos. Después lo pasamos por la batidora y mezclamos con miso blanco y leche de arroz. Finalmente, esparcimos la bechamel por encima de los canelones, se añade almendra en polvo y se gratinan.

¡Toma 20 almendras al día y verás qué cambios!3

La almendra es un alimento imprescindible en una dieta sana y equilibrada, por su riqueza en calcio, proteína y vitamina E. Además de ser una excelente fuente de energía, ayuda a regular el colesterol y crea sensación de saciedad. Se ha demostrado que en las comunidades donde se consumen dosis altas de almendras, hay menos enfermedades cardiovasculares. ¿Quieres conocer más curiosidades y beneficios de este alimento? ¡No te pierdas este artículo!

La almendra (Prunus amygdalus) es la parte comestible del fruto del almendro. Es originaria de las zonas templadas y desérticas del oeste de Asia, desde donde se fue extendiendo hacia las regiones cálidas y secas de la cuenca mediterránea.

¿Sabías que en hebreo, luz y almendra se designan con la misma palabra? Y es que el almendro, con su temprana floración invernal, anuncia el renacimiento de la luz en la naturaleza.

Almendras
Almendras

Existen dos tipos: las almendras dulces (Amygdalus communis), que se consumen como fruto seco y comprenden dos variedades (de cáscara blanda y de cáscara dura); y las amargas (Amygdalus amara), que tienen una cáscara dura más pequeña. No se usan como alimento ya que, además de su sabor amargo, contienen amigdalina, un compuesto que puede convertirse en ácido cianhídrico, una sustancia venenosa.

¿Por qué deberías comer más almendras?

  • Son una importante fuente de energía, con 575 kcal por cada 100 gr.
  • Son más ricas en proteínas que la carne. Contienen 19 gr. de proteína por cada 100 gr., mientras que la ternera aporta 16 gr. Por ello, en las dietas vegetarianas, las almendras y los frutos secos en general tienen una gran importancia. Además, la almendra es una de las pocas fuentes de proteínas vegetales que contiene arginina, un aminoácido esencial muy beneficioso para los niños.
  • Grasas saludables: contienen un 52% de grasas, de las cuales un 90% son insaturadas. De ellas, ⅔ partes corresponden al ácido oleico, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol total y colesterol “malo” o LDL, mientras que aumenta el colesterol “bueno” o HDL. También son ricas en ácido linoléico (omega-6), ácido graso esencial para el organismo.
  • Por su alto contenido en vitamina E, las almendras tienen propiedades antioxidantes. Una ración de 300 gr. (unas 25 unidades) aporta el 50% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E, así como vitaminas del grupo B.
  • La almendra es el fruto seco con mayor contenido en fibra: 15 gr. por cada 100 gr. A pesar de su aspecto seco, contiene mucha  fibra soluble, ideal para estimular los movimientos intestinales.
  • Son una fuente importante de minerales, con el calcio necesario para la formación de huesos y dientes, además de magnesio, potasio, cobre, fósforo y zinc.
  • El contenido en hierro es otra de sus virtudes: 50 gr. de almendras aportan una dosis de hierro similar a 50 gr. de espinacas.

Ideales para reducir el colesterol, proteger el corazón y para personas diabéticas

  • Son especialmente beneficiosas para personas con índices elevados de colesterol y triglicéridos, afecciones óseas, nerviosas o del corazón. Protegen el sistema cardiovascular gracias a su perfil lipídico.
  • Se recomienda incluirlas en las dietas de personas diabéticas, por su bajo contenido en azúcares y alto contenido en fibra. Además, son alcalinizantes y desintoxicantes.
  • La leche de almendras es ideal para las personas intolerantes a la leche de vaca o a la lactosa, para los celíacos y, en general, para aquellos que buscan un sustituto de los lácteos. Destaca su alto contenido en calcio ya que aporta casi el doble de calcio que la leche de vaca. También da muy buen resultado durante los períodos postoperatorios, porque las personas convalecientes necesitan alimentos que les nutran pero que sean de fácil digestión.
  • La dosis recomendable de almendras es de 25 gr. al día (20 unidades). Se aconseja comer con moderación a personas obesas, de estómago delicado, con disfunciones hepáticas o propensas a dispepsias.

Ideas para tomar más almendras en tu día a día

Ahora que ya conoces sus múltiples propiedades, es hora de incluirlas en tu dieta y así aprovecharte de sus beneficios. Es uno de los frutos secos más apreciados en la cocina y en la dieta mediterránea porque, al tratarse de un ingrediente muy versátil, se adapta tanto a platos salados como dulces, haciéndolos más nutritivos, sanos y completos.

Las almendras se pueden tomar crudas, tostadas, secas, fritas… pero se recomienda comerlas crudas o secas, ya que al tostarlas se hacen más digestibles, pero pierden algunas proteínas y vitaminas. Asimismo, es necesaria cierta moderación a la hora de tomarlas fritas, pues a pesar de que son muy sabrosas, ¡las calorías se disparan!

También se pueden consumir enteras a cualquier hora del día. Como complemento del desayuno, a media mañana con un yogur o una fruta, como aperitivo, para merendar en sustitución de la bollería… o para aderezar ensaladas, pasta o verduras.

Prueba a triturarlas y añadirlas a sopas y cremas de verduras o para dar un toque de sabor a tus salsas, ¡te sorprenderán!

Además, la leche de almendras es perfecta para acompañar los cereales del desayuno o elaborar postres.

Y el aceite de almendra se usa sobre todo como cosmético. Se obtiene por presión en frío de las almendras trituradas y es excelente como base de mezclas con otros aceites por su buena relación calidad-precio. Está especialmente indicado para pieles delicadas.

Ajo negro: un superalimento para reforzar tus defensas2

El ajo negro es originario de Japón y se cree que su aparición fue debida a que un científico japonés investigó cómo reducir el olor tan intenso del ajo blanco. Por eso, se le ocurrió una idea: ponerlo a ahumar. Cuando terminó el proceso, pudo comprobar que había cambiado de color, volviéndose negro; también de olor, no tan intenso; y el sabor, haciéndose más suave y sutil, con un ligero toque a vinagre balsámico. Incluso vio que también había cambiado su textura, consiguiendo así que ésta fuese más cremosa.

Empleado como condimento en la cocina asiática, su uso se ha ido extendiendo a Europa y América del Norte, llegando a ser muy popular en la alta cocina de Estados Unidos.

El ajo negro está considerado como un superalimento por muchos nutricionistas porque no sólo conserva las mismas propiedades medicinales y nutritivas que el ajo común, sino que las supera. Vamos a ver algunas de ellas!

Ajo negro
Ajo negro

Propiedades del ajo negro

  • Energizante natural, adecuado tanto para deportistas como para estudiantes. Se aconseja tomar entre 1 y 3 dientes de ajo diarios en ayunas.
  • Es un buen aliado contra el estrés, la ansiedad y la depresión ya que es rico en nutrientes que ayudan a combatir este tipo de trastornos.
  • Mejora la actividad de la próstata.
  • Es diurético debido a su alto contenido en potasio.
  • Tiene propiedades antioxidantes, debido a su contenido en alicina.
  • Alimento rico en vitamina C.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunitario, por lo que se aconseja su consumo durante el otoño y el invierno para así aumentar nuestras defensas.
  • Aconsejable para reducir el colesterol y los triglicéridos.
  • Reduce la hipertensión.
  • Su consumo periódico ayuda a adelgazar. Las infusiones de ajo negro y canela sirven para calmar el aparato digestivo así como para controlar la acumulación de gases y flatulencias.
  • Fuente natural de nutrientes y minerales (zinc, hierro, calcio, potasio, sodio, yodo, magnesio, etc.).

En España, también ha aumentado su consumo en la cocina. A continuación, te proponemos una receta fácil donde incorporarlo sin que se note su presencia:

Receta: Arroz integral con verduras, butifarra y ajo negro

Ingredientes para 4 personas: ¼ kg. de arroz integral, 1 berenjena pequeña, 1 pimiento rojo, 1 pimiento verde, 1 pimiento amarillo, 1 cebolla grande, 1 calabacín pequeño, 8 dientes de ajo negro y ½ kg. de butifarra fresca.

Lavamos y hervimos el arroz integral. También lavamos y cortamos todas las verduras en trozos pequeños. Las ponemos en una sartén con un poquito de aceite hasta que se doren, junto con los dientes de ajo. Posteriormente, en el mismo aceite, freímos la butifarra.

En un bol grande, añadimos las verduras y el ajo negro al arroz integral. Cortamos la butifarra en trozos pequeños y los añadimos. Removemos todos los ingredientes hasta que queden bien mezclados y… listo para servir! Si se desea, podemos decorar el plato con unas hojitas de menta.

Tomillo, un desinfectante ideal0

El tomillo (farigola o timó, en catalán) es una hierba aromática de la familia de las labiadas, de flores purpúreas, rosadas o blancas que florece de marzo a junio. Se cría sobre todo en lugares soleados, calizos o arcillosos.

Se puede cultivar en casa o recolectar de la naturaleza (no debe confundirse entonces con el serpol). Se recogen algunas ramitas a media mañana de un día soleado y se dejan secar a la sombra, en un lugar ventilado, procurando hacer pequeños ramilletes, teniendo en cuenta que habría que dejar algunas flores en la planta y no arrancar de raíz la mata entera.

El Thymus vulgaris ya se conocía en la Antigüedad. En Egipto se elaboraban pócimas y ungüentos que se utilizaban en los embalsamamientos. Los griegos creían que tenía poderes curativos. Galeno ya afirmó que curaba enfermedades respiratorias y articulares. En cambio los romanos introdujeron su uso en la cocina, como especia para aromatizar vinos y quesos. Y en la Edad Media se regalaba tomillo a los caballeros para desearles suerte y protegerlos en las batallas.

Actualmente, se utiliza en la cocina como planta aromática para condimentar platos pero también se utilizan las hojas y las flores con fines más terapéuticos.

Propiedades del tomillo

  • Antivírico. Se utiliza en cualquier tipo de infección vírica, ya sea de vías respiratorias como del aparato digestivo.
  • Expectorante y mucolítico. Tomar infusiones de tomillo podrá ayudar a eliminar la mucosidad y reducir la tos en caso de resfriado.
  • Desinfectante, cicatrizante y antiséptico. Por ello el tomillo es muy apropiado para tratar heridas. Es necesario hervirlo en un cazo con agua, dejarlo enfriar, colarlo y aplicar el líquido resultante sobre la herida mojando una gasa esterilizada. Hay que repetir este proceso tantas veces al día como sea conveniente hasta que la herida esté totalmente cicatrizada.
  • Antiinflamatorio y fungicida que ayuda a eliminar las llagas o aftas bucales mediante enjuagues.
  • Digestivo, ya que una infusión de tomillo después de las comidas principales favorece la buena digestión. Asimismo evita la formación de gases y puede resultar útil en casos de indigestión, dolores estomacales o flatulencias.
  • Repelente de insectos. Se utiliza el aceite de tomillo para protegerse de las picaduras de insectos.

Receta de la sopa de tomillo

Entre nosotros son bien conocidas estas propiedades y por ello ya nuestros antepasados hacían habitualmente un plato exquisito conocido como “sopa de farigola” que les ayudaba a prevenir ciertas dolencias. ¿Queréis saber cómo se prepara?

Sopa de tomillo
Sopa de tomillo

Los ingredientes para 4 personas son 1,5l agua mineral, pan seco, 2 ajos, 1 ramita de tomillo, aceite y sal. Se pone el agua en una olla y cuando empiece a hervir, añadimos los ajos pelados (también puede ser ajo negro) y el pan seco, con un poco de sal y aceite. Lo removemos y dejamos cocer durante 5 minutos. Después incorporamos el tomillo y lo dejamos infusionar tapado y apartado del fuego durante 10 minutos más. Lo servimos, ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y ya está lista para tomar. Para hacerla más apetitosa podemos tirar huevo batido por encima y decorar con unas hojitas de menta. El pan seco también puede cortarse en finas láminas y añadirse al final para que quede más crujiente.

¡Como veis, es importante tener siempre algunas ramitas de tomillo en casa y ahora es un buen momento para ir al campo a recogerlas y disfrutar del espectacular paisaje!

¡Complementa tus zumos de fruta natural con superalimentos!0

El verano es quizás la época del año en que los zumos de fruta natural ganan protagonismo ya que la calor es la mejor excusa para consumirlos. Los zumos de fruta natural nos aportan vitaminas; beta-carotenos, unos nutrientes esenciales excelentes para el cuidado de la piel y para lograr un buen bronceado; antioxidantes, que retardan los signos del envejecimiento y previenen enfermedades degenerativas; fibra, que favorece el tránsito intestinal, etc. Puedes aumentar los beneficios de los zumos de fruta natural si los complementas con superalimentos como la alga chlorella, la alga espirulina, la maca o la hierba de trigo.

Cada fruta te aportará beneficios concretos. Así, el melón y la sandía son buenos aliados para los riñones y están indicados en caso de afecciones urinarias. El níspero es diurético y normaliza el tránsito intestinal. El melocotón es beneficioso para el corazón. Y el albaricoque mejora la salud visual, por citar sólo unos ejemplos.

¡Enriquece tus zumos de fruta natural con superalimentos!
¡Enriquece tus zumos de fruta natural con superalimentos!

¡Añádeles superalimentos!

¿Cuál de estos cuatro superalimentos prefieres?

  • Alga chlorella: ayuda a depurar y desintoxicar el organismo, potencia el sistema inmune, ayuda a disminuir la tasa de colesterol en sangre, a compensar la hipertensión y a aumentar la producción de glóbulos rojos así como atenuar los síntomas de las reacciones alérgicas o ayudar a cicatrizar heridas cutáneas y regenerar las células de la piel.
  • Alga espirulina: protector cardiovascular y celular, ayuda a proteger el organismo del envejecimiento, fuente de proteínas altamente digestibles, contiene los nueve aminoácidos esenciales así como hierro y es rica en vitaminas del grupo B, E, F y beta-carotenos.
  • Maca: esta planta posee un alto contenido en hierro y calcio además de tener propiedades reconstituyentes y para aumentar la fertilidad.
  • Wheatgrass: la hierba de trigo tiene un alto contenido en clorofila, vitaminas (A, C y E), aminoácidos y encimas. Excelente contra el estreñimiento y combinado con frutas y verduras, reconstruye las células sanguíneas ayudando a prevenir la anemia. También contribuye a la eliminación de toxinas y en la oxigenación de las células. 

Receta: Licuado vegetal de frutas y hortalizas

Ingredientes:

  • ramita de apio.
  • 1 zanahoria pelada.
  • 1 remolacha pelada.
  • 1 manzana cortada (sin el corazón).

Preparación:

Batimos todos los ingredientes hasta conseguir un licuado fino. Este batido nos aporta gran cantidad de vitaminas y minerales así como energía. También tiene un gran valor nutritivo. ¿Con qué superalimento lo vas a enriquecer?

Foto: www.natursan.netwww.naturasan.net

Tus recetas con quinoa0

Quinoa es una palabra que proviene del quechua, el idioma de los Incas. Los antiguos Incas llamaban “chisaya mama” a la quinoa, que significa la madre de todos los granos. Hoy en día, la quinoa se comercializa en grano, copos, como pasta, harina y en forma de tortitas con grano inflado. En este artículo te damos algunas indicaciones para introducir la quinoa en la cocina.

Quinoa en grano

Cuando utilizamos quinoa en grano se aconseja lavarla antes de cocinarla, para eliminar la saponina. Se ponen dos medidas de agua o caldo a calentar y cuando rompe a hervir se echa una medida de quinoa, se tapa y se cuece a fuego suave durante 15 minutos (se puede añadir una hojita de laurel u otras hierbas aromáticas) hasta que los granos se vuelvan un poco transparentes y aparezca el germen en forma de coronita blanca. Es mejor poner la sal al final y en poca cantidad. Una vez finalizada la cocción, hay que remover los granos con un tenedor para que queden sueltos. También se podría sofreír ligeramente y cocinar junto con verduras, como si fuera arroz blanco. Puede sustituir a la mayoría de cereales tradicionales y acompañar salteados o estofados de verduras, formar parte de rellenos, hacer croquetas, añadir a sopas… y, como es muy versátil, si se cocina con leche o licuados vegetales o zumos puede servirnos para hacer platos dulces.

Quinoa en copos

También podemos utilizar la quinoa en copos para hacer deliciosos müeslis y añadirlos a la leche, al yogur, a zumos o licuados vegetales, así como mezclarlos con fruta fresca, seca o desecada. Nos puede servir para hacer pasteles, tanto dulces como salados. Podríamos mezclarlos con verduras salteadas, semillas… y cubrir con leche o licuados vegetales aromatizado previamente con hierbas o especias y meterlo en el horno. Tendremos de esta forma un delicioso pastel vegetal. Asimismo, la quinoa se pueden añadir a sopas, purés o cremas de verduras o bien mezclarlos con otros cereales y hacer hamburguesas, croquetas…

Quinoa con salsa de soja
Quinoa con salsa de soja.

Receta: Quinoa con salsa de soja

A continuación os proponemos una receta muy fácil, para 1 ó 2 personas, que hemos extraído de www.quinoarecetas.es.

Ingredientes: 1 taza de quinoa, 1 taza de verduras (al gusto), 2 cucharaditas de salsa de soja, 1 cucharada de aceite de oliva virgen, sal y pimienta.

Preparación: coceremos la quinoa y freiremos las verduras. Una vez preparado sólo tienes que mezclar en la sartén la quinoa con las verduras, añades la salsa de soja al gusto y condimentarlas con sal y pimienta.

Enlaces relacionados:

Alpiste: un cereal ideal para perder peso y reducir el colesterol0

El alpiste es un cereal de la familia de las gramíneas, originario de las Islas Canarias y del norte de África. De hecho, actualmente el alpiste se cultiva en la mayoría de países con climas templados y cálidos, puesto que este cereal es cada vez más valorado por su propiedades medicinales. La medicina tradicional considera el alpiste como hipolipemiante (reduce las grasas en la sangre), demulcente (ejerce una acción protectora local en casos de estomatitis, gastroenteritis, faringitis, tos…) y diurético (facilita la eliminación de agua del organismo a través de la orina). En Canarias también se ve al alpiste como un remedio para los cálculos renales y un alimento refrescante ideal para soportar el calor.

En cuanto a la planta del alpiste diremos que su tallo mide entre 50 y 60 centímetros, y que presenta unos nudos fibrosos que terminan en una floración en forma de panícula (espiga) de forma ovalada y compacta. Dentro de esta panícula se encuentran las semillas de alpiste, que es la parte del cereal utilizado en la alimentación.

Composición alimenticia del alpiste

En el alpiste encontramos carbohidratos (es el componente mayoritario); proteínas, en las que destaca su alto contenido en ácido glutámico; grasas en poca cantidad; fibra insoluble; y minerales, sobre todo fósforo, magnesio y zinc. El alpiste también es rico en vitaminas del grupo B. Para su uso alimentario, el alpiste debe ser libre de fibra silica. Así pues, debe ser sometido a un proceso especial en el cual se separa la fibra de silica y se evita la pérdida de nutrientes.

Propiedades nutritivas del alpiste

  • Es una excelente fuente de antioxidantes.
  • Destaca por sus proteínas vegetales de alta calidad.
  • Ayuda a eliminar el exceso de líquidos.
  • Contiene lipasa, una enzima que ayuda a depurar las grasas nocivas de las venas.
  • Es ideal en dietas de control de peso.
  • Ayuda a bajar el colesterol (veáse también el artículo sobre recomendaciones dietéticas en caso de colesterol).
  • Es refrescante.
Leche de alpiste
La leche de alpiste es nutritiva y da energía para afrontar el día.

Tres formas de tomar alpiste

  • Triturado: se puede tomar alpiste ligeramente triturado en ensaladas, sopas, zumos, etc.
  • Caldo: se puede preparar un caldo hirviendo 4 cucharadas de alpiste en 1,5 litros de agua durante media hora. Acto seguido lo licuaremos todo con la batidora y luego lo colaboremos. Es un caldo muy saludable.
  • Leche de alpiste: se prepara poniendo en remojo 5 cucharadas de alpiste en 1,5 litros de agua durante toda la noche. Por la mañana, habrá que eliminar el agua y poner el alpiste en la licuadora, añadiéndole agua, leche de soja o zumos de frutas. Finalmente licuaremos la bebida  y la endulzaremos con miel. La leche de alpiste es muy nutritiva y energética para empezar el día.

Foto: www.1001consejos.com

Osteoporosis: consejos dietéticos y nutricionales0

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la disminución del tejido que forma los huesos, tanto de las proteínas que constituyen su estructura como de las sales minerales de calcio que contienen. Como consecuencia, los huesos son más frágiles y se rompen con relativa facilidad tras una caída o un traumatismo. La osteoporosis afecta sobre todo a mujeres amenorreicas o posmenopáusicas, dada la menor producción de estrógenos por los ovarios y otras carencias hormonales. Otros factores que aumentan el riesgo de presentar osteoporosis son la deficiencia de calcio y vitamina D debido a una malnutrición, el consumo de tabaco y/o alcohol y la vida sedentaria.

Para convivir con la osteoporosis, se recomienda hacer ejercicio (caminar es ideal) y tomar el sol (que estimula la síntesis endógena de vitamina D) puesto que estos hábitos favorecen la absorción del calcio. Además es necesario conservar una buena calidad de la flora intestinal para garantizar el correcto aprovechamiento de los nutrientes. También hay que saber que el  estrés es un enemigo de la osteoporosis, puesto que favorece situaciones de pérdida de masa ósea.

Osteoporosis
Para convivir con la osteoporosis, se recomienda hacer ejercicio y tomar el sol.

En caso de osteoporosis, hay que evitar:

  • Azúcares, edulcorantes y productos que los contengan. Para endulzar se recomienda utilizar pequeñas cantidades de miel y melaza.
  • Productos refinados (pan blanco, bollería industrial…).
  • Café, refrescos azucarados o con gas, bebidas de cola, té negro y bebidas alcohólicas.
  • Productos envasados, precocinados y conservas.
  • Cocinar con mucha sal y tomar alimentos muy salados.
  • Un exceso de proteína en cada comida, sobre todo las más concentradas como la carne roja y los despojos. Si se toma carne, es preferible que sea blanca y acompañada sólo con verduras crudas, cocidas o salteadas.
  • Grasas saturadas que se encuentran en bollería y embutidos.
  • Productos que contengan fosfatos procedentes de aditivos químicos (se encuentran en embutidos, quesos fundidos, patatas fritas, derivados lácteos, bebidas carbónicas y refrescantes, mermelada, cacao y chocolates).
  • El abuso de laxantes, antiácidos y corticoides.

Con osteoporosis, conviene reducir el consumo de:

  • Alimentos ricos en oxalatos, como cacao, espinacas, ruibarbo, remolacha, acelgas, espárragos, col de Bruselas y setas. Los oxalatos dificultan la absorción del calcio.
  • Verduras y hortalizas como las solanáceas (tomate, berenjena, pimiento, patata), que alteran el metabolismo del calcio, lo retiran de la sangre y lo depositan en lugares erróneos como articulaciones y riñones.

Alimentos aconsejados para pacientes de osteoporosis

  • Cereales integrales: arroz, trigo, avena, cebada, mijo, quinoa, amaranto, trigo sarraceno…
  • Legumbres: una de las más interesantes es la soja y sus derivados (tofu, leche de soja, tempeth, miso…) por sus cualidades estrogénicas.
  • Verduras y hortalizas (salvo las mencionadas anteriormente), puesto que ayudan a alcalinizar la sangre y, en consecuencia, se evita que el calcio sea movilizado desde los huesos para contrarrestar el exceso de acidez. Están especialmente indicadas las verduras de hoja verde (col, coliflor, col rizada, brócoli, berros, ortigas, endivia, escarola, lechuga, perejil, diente de león, apio, puerros, hinojo, judías, alcachofa…) y otras como calabacín, zanahoria y calabaza.
  • Se recomienda tomar los cereales y las legumbres acompañados de mucha verdura (el doble).
  • Algas: arame, hiziki, wakame y kombu. Son alcalinizantes, llevan mucho más calcio que los productos lácteos y la relación con otros minerales es equilibrada, lo que facilita la absorción del calcio. Además ayudan a controlar posibles desequilibrios en el peso, colesterol sanguíneo y tensión arterial.
  • Fruta fresca: se aconsejan tres piezas al día.
  • Frutos secos y semillas: almendras, piñones, semillas de sésamo y semillas de calabaza. Tienen que ser crudos y sin salar para poder aprovechar sus ácidos grasos.
  • Fruta desecada: higos secos, dátiles, pasas de Corinto…
  • Germinados: especialmente de alfalfa y soja.
  • Aceite de oliva de primera presión.
  • El pescado es ideal como fuente de proteína. Es bueno tomar pescado blanco (rape, merluza, bacalao, lenguado…) pero también azul (sardinas, atún, salmón…) por su contenido en vitamina D (indispensable para ayudar a fijar el calcio en los huesos). La sepia, el calamar y el besugo también son ricos en calcio.
  • Lácteos. La leche debe ser tomada con moderación. Se deberían tomar preferiblemente lácteos fermentados como yogur o kéfir.

Suplementos dietéticos y plantas medicinales para contrarrestar la osteoporosis

  • El fósforo y el magnesio también juegan un papel importante en la salud de los huesos, pero para evitar la descalcificación, su proporción deber ser ligeramente inferior que la de calcio. Hay que tenerlo en cuenta cuando se toma un complemento rico en fósforo o magnesio.
  • Es conveniente tomar suplementos equilibrados de minerales y oligoelementos: sílice, boro y zinc.
  • El Coral Calcio Marino y la Dolomita son suplementos dietéticos muy indicados en caso de osteoporosis, del mismo modo que lo son las isoflavonas de soja en el contexto de la etapa del climaterio.
  • En cuanto a plantas medicinales, se recomiendan infusiones remineralizantes a base de cola de caballo, ortiga y avena; infusiones depurativas que ayuden a trabajar y cuidar el hígado y el riñón; y plantas de acción fitoestrógenica (salvia, eleuterocco, zausgatillo, maca…) para evitar la pérdida de masa ósea.

¡Te proponemos una receta! Hummus para 4 personas

Ingredientes: 300 gr de garbanzos cocidos, 2 dientes de ajo, sal o tamari, 2 cucharadas de zumo de limón, 3 cucharadas de tahín, un poco de agua, pimentón dulce y pepino.

Elaboración: Se pican los ajos y se trituran en el mortero junto con la sal. Acto seguido, se añade el zumo de limón (que suavizará el sabor del ajo) y las cucharadas de tahín. Todo ello se mezcla con los garbanzos y se tritura bien. Si es necesario se añade poco a poco agua para lograr una textura de papilla fina, suave y sin grumos. Se sirve frío, por lo que es preferible dejar reposar el puré durante una hora en la nevera. Antes de servirlo, hay de espolvorear un poco de pimentón dulce para decorar el plato y acompañarlo con pepino para ir untando el hummus.

Foto: www.ellahoy.es

Sopa quemagrasa10

La sopa quemagrasa está pensada para personas que necesitan perder peso rápidamente (hasta 7 kg en una semana, si se hace bien) pero sin ningún riesgo. La sopa quemagrasa limpia las impurezas del organismo y hace que te sientas mejor. A partir del tercer día, empezarás a sentir una energía increíble.

Receta de la sopa quemagrasa

Ingredientes:

  • 6 cebollas grandes.
  • 2 pimientos verdes.
  • 1 manojo de apio.
  • 6 tomates pelados.
  • 1 col.
  • 1 cubito de caldo.
  • Si quieres, puedes aliñarla con sal, pimienta, curri o sales de ajo.

Preparación:

Hay que cortarlo todo en pedazos pequeños y ponerlo en una olla grande. Primero se hierve a fuego rápido durante 10 minutos y, después, a fuego lento hasta que los vegetales se hayan cocido.

Puedes tomar la sopa quemagrasa cada vez que tengas hambre. Cuanta más sopa tomas, más peso vas a bajar: el secreto de esta dieta está en quemar más calorías de las que consumes.

Dieta de la sopa quemagrasa
La sopa quemagrasa limpia las impurezas y hace que te sientas mejor.

Incompatibilidades con la sopa quemagrasa

  • Alcohol. No se puede tomar ninguna bebida alcohólica, pues infiere directamente en la eliminación de grasas. Hay que esperar 24 horas después de haber consumido licor para empezar la dieta.
  • Bebidas carbonatadas. No están permitidas. Es necesario tomar sólo agua, té o café (sin azúcar), zumos naturales y leche descremada.
  • Frituras, pan o cualquier producto que contenga harina, azúcar o sustitutos del azúcar. También son incompatibles con la dieta de la sopa quemagrasa.
  • Carne. Se deberá sustituir por pollo sin piel o por pescado.

Consejos

Después de haber estado varios días haciendo la dieta de la sopa quemagrasa, come salvado de trigo o de avena para limpiar el colon. Con esta dieta, te vas a sentir mejor y te darás cuenta de la diferencia en tu físico.

Foto: lapatilla.com