PLANTAS PARA EL CUIDADO DE LOS OJOS0

En la fitoterapia tradicional encontramos una serie de plantas con propiedades calmantes, antiinflamatorias y antisépticas de gran utilidad para la prevención y tratamiento de algunas afecciones del sistema ocular. Te presentamos algunas de ellas.

EUFRASIA (Euphrasia officinalis)

Esta pequeña planta anual y elegante, que crece principalmente en Europa central y Norteamérica, es seguramente la planta más valorada para paliar las conjuntivitis y otras afecciones inflamatorias del ojo.

Su nombre deriva del griego Euphrosyne (Felicidad, Alegría) y se supone que se le asignó dicho nombre porque protegía la visión, así permitía el gozo en la vida.

La planta entera es rica en resinas aromáticas, aceite esencial, flavonoides, ácidos orgánicos, taninos gálicos y un pigmento de color azul.

La infusión de hojas de Eufrasia es un excelente tónico y astringente por vía interna aunque su utilización más usual es por vía externa por su actividad astringente y ligeramente sedante. Ideal en forma de fomentos o emplastos en casos de conjuntivitis catarral, lagrimeo o cansancio ocular.

Una cucharada sopera por vaso de agua, hervir 2 min, reposar 10 min y colar. Primero lavar el ojo con un  algodón o una bañera y luego aplicar una compresa empapada con el agua de la infusión durante 5 minutos.

Importante: las infusiones para los ojos siempre prepararlas al momento, no guardarlas de un día para otro o de la mañana por la tarde y al colar utilizar un colador de tela o poner encima del de malla una servilleta para evitar que en el agua se cuele alguna partícula solida.

Está en el mercado también en forma de gotas o colirios.

EUFRASIA (Euphrasia officinalis)

ACIANO/BLAUET (Centaurea cyanus)

Esta pequeña planta es muy común en nuestros prados y  tierras no cultivadas. Sus flores, de color  azul intenso, destacan en los rastrojos de los campos de cereales en la Cataluña central.

El término Centaurea deriva del centauro Quirón, quién, según la mitología, enseñó a la humanidad los valores medicinales de las plantas.

Contiene pelargonidina, pigmentos antociánicos y flavónicos como la cianina y principios amargos, además de mucilagos, taninos, ceras y materias minerales (10%).

Se usa en fitoterapia principalmente por vía externa en forma de lavados y compresas,  actuando  como antiinflamatorio, antibiótico y astringente. No se le conocen efectos tóxicos.

Preparación: una cucharada sopera por vaso de agua, hervir 2 min, reposar 10 min, colar y aplicar en forma de compresas o lavados.

ACIANO/BLAUET (Centaurea cyanus)

SAÚCO/SAÜC (Sambucus Nigra)

Este pequeño árbol de flores agrupadas en cimas voluminosas, que desprenden un suave aroma es originario de toda Europa, norte de África y la parte occidental de Asia. Florece con el inicio de la primavera, durante  el mes de abril ya podemos contemplar este pequeño árbol repleto de flores de color blanco-cremoso.

Su nombre deriva del griego Sambuca, nombre de un antiguo instrumento musical  fabricado con la madera de este árbol. Ya nos hablan de las propiedades de esta planta Plinio, Dioscórides o el mismo Culpeper.

Sus flores contienen aceite esencial, flavonoides, vitamina C, mucilagos y taninos. Los frutos son ricos, también, en flavonoides además de azúcares y pectina. No se recomienda el empleo de las hojas por la presencia de pequeñas cantidad de un alcaloide, la sambucina.

Tradicionalmente se ha utilizado la flor de saúco como diaforético, diurético y antineurálgico. Ha sido utilizado a través de la historia a través de infusión en el tratamiento de catarros, gripes y demás alteraciones de las vías respiratorias, también en forma de compresas en casos de inflamaciones y tumefacciones. La infusión recién preparada es un excelente remedio para los ojos inflamados o en casos de conjuntivitis.

Con los frutos maduros se puede preparar una excelente y nutritiva mermelada

SAÚCO/SAÜC (Sambucus Nigra)

PLANTAS PARA LA GRIPE0

SAÚCO (Sambucus nigra).

Este arbolillo de entre 3 y 5 metros de altura, muy ramificado, de corteza verrugosa, hojas opuestas, inflorescencias de color blanquecino que al secarse se vuelven amarillas y frutos en forma de baya de color negro que aparecen en otoño es un clásico en nuestra cultura.

Por su riqueza en flavonoides, ácidos fenólicos y aceite esencial, el té de flores de saúco se utiliza como estimulante de la sudoración en los enfriamientos acompañados de fiebre, también es útil como remedio profiláctico en resfriados y gripes. Las flores de saúco no tienen ningún tipo de toxicidad, no así las hojas, ya que en su composición encontramos un alcaloide, la sambucina, de alta toxicidad. Los frutos maduros  son excelentes para preparar una deliciosa mermelada. En Centroeuropa se emplean tradicionalmente para el estreñimiento y las afecciones catarrales. … Leer más →

Pásate al tinte natural: fortalece tu cabello y olvídate de alergias e irritación0

¿Sabías que los tintes químicos debilitan el cabello y hacen que pierda brillo y suavidad? Si apuestas por el tinte natural evitarás alergias e irritación, además de nutrir y fortalecer el cabello, y proporcionarle un aspecto sedoso y luminoso. En este artículo descubrirás cómo utilizar tintes naturales para tu pelo, ¡lo puedes hacer tú misma en casa!

Podemos mezclar distintas especies vegetales obteniendo una gran variedad de tonalidades de tintes naturales. A continuación te explicamos qué planta utilizar para cada tono de cabello.

Tinte natural Manantial de Salud
Tinte natural

Cabellos rubios

  • Manzanilla: Se utiliza para mantener el rubio natural, especialmente en niñas, ya que el cabello se va oscureciendo al ir creciendo. Sólo tienes que añadir dos cucharadas de las flores de manzanilla en medio litro de agua, hervir 20 minutos, dejar reposar 10 minutos, colar y añadir unas gotas de limón. Lo aplicaremos y dejaremos actuar durante 20 minutos.
  • Ruibarbo: Ideal para obtener tonos dorados e intensificar el brillo de los rubios. También se puede mezclar con manzanilla, cáscara de nuez y un poco de henna para obtener tonos desde el rubio al tono albaricoque. Se mezcla el polvo en agua caliente y se deja actuar de 30 a 90 minutos en función del efecto deseado.

Cabellos caoba y rojizos

  • Henna: Es el tinte natural por excelencia y la base de muchas mezclas. Procede de las hojas de Lawsonia inermis, y tiene una coloración marrón o rojiza. Aporta numerosos beneficios para el cabello, cubre las canas, puede usarse con frecuencia y durante el embarazo.Para preparar la henna, primero liberaremos el pigmento con un medio ácido, haciendo una mezcla con unas gotas de limón, vinagre o amla en agua caliente durante una hora. Pasado este tiempo ya tenemos la mascarilla lista para aplicar generosamente sobre el cabello.

    Si quieres dar unos reflejos al cabello sin necesidad de cubrir las canas, puedes prescindir del tiempo de reposo en el medio ácido. Antes de mezclar la henna con otros vegetales para obtener otras tonalidades, ten en cuenta que éstos pueden ser incompatibles con el medio ácido. Es importante que los utensilios que uses para preparar y aplicar la henna no sean metálicos. Y recuerda proteger la zona de la frente, las orejas y la nuca con un gel hidratante para evitar su teñido.

  • Rubia tinctorum: Esta raíz se suele combinar con otras plantas. Con henna acentúa los reflejos del rojo a un color cereza, y con cúrcuma o ruibarbo se crean tonos albaricoque. Para preparar el tinte hay que mezclar el polvo en agua caliente hasta obtener una crema suave y homogénea. Dejar reposar unos 30 minutos, después aplicar sobre el cabello limpio y ligeramente húmedo.
  • Alcamae (Alkanna tinctoria): Conocida como raíz del traidor, es un colorante rojizo con matices violáceos. Puede combinarse con henna para intensificar los reflejos.
  • Flor de Hibisco (Hibiscus sabdariffa): Además de darle una coloración ligeramente violeta al cabello, se utiliza para fortalecerlo y darle brillo, también para controlar su caída. Mézclalo con henna para obtener tonos cereza, caoba o castaño.

Cabellos castaños y morenos

  • Cáscara de Nuez: La cáscara de nogal es un excelente tinte para cubrir las canas. Para preparar el tinte hervimos un puñado de cáscaras en medio litro de agua durante diez minutos, aplicamos, dejamos actuar durante 20 minutos y aclaramos con abundante agua tibia.
  • Té negro y Salvia: Las hojas del té se usan para teñir las canas y conseguir un tono uniforme con el resto del cabello. Mezclaremos a partes iguales té negro y salvia, lo dejamos hervir unos 20 minutos, colaremos y dejaremos actuar 30 minutos. Si añadimos un poco de aguardiente obtendremos una loción para aplicar diariamente mediante una fricción para ayudar a cubrir las canas.
  • Indigo y Henna: El Índigo contiene un pigmento azulado, además de aportar textura y brillo al cabello. Si lo aplicamos sobre un cabello negro intensificará el color. Podemos mezclarlo con henna en diferentes proporciones para obtener distintas tonalidades de castaño, de más rojizo a casi negro.

Es importante hacer el proceso por separado, ya que el índigo es incompatible con el medio ácido (limón, vinagre, amla…). Primero prepararemos la mezcla de henna con agua caliente en un medio ácido, la dejaremos reposar un mínimo de 1 hora. Después mezclaremos el índigo con agua caliente, para posteriormente juntar ambas pastas si nos interesa una tonalidad castaña.

Para teñir el cabello de negro realizaremos la coloración en dos partes: primero teñiremos el pelo solamente con henna, dejamos actuar entre 3 y 4 horas, lavaremos el cabello y lo secaremos, obteniendo así un cabello de color naranja. Acto seguido prepararemos el índigo con agua caliente, lo aplicaremos durante 1 hora y lavaremos el cabello.

Cabellos grises

  • Saúco (Sambucus nigra): Los frutos maduros del saúco son ideales para un cabello uniformemente blanco y brillante. Sólo tienes que hervir un puñado de bayas en medio litro de agua durante 30 minutos, colar y enjuagar el cabello con este líquido, dejando actuar 15 minutos.

¡Esperamos que te animes a utilizar tintes vegetales y compartir tu experiencia con nosotros!